Las Malas Barsas

Big Fat Jewish es un intento de ingeniero al que convencimos de que escribiera en este sitio con el fin de revindicar a la colonia judía, cosa que no ha dado mayores resultados. Publica en las columnas de The Critic y Cuentateste, por el momento.

Las Malas Barsas Transcurría ese apestoso lapso entre fines de febrero y principios de marzo en el que te indefectiblemente el universitario promedio se lamenta sin compasión por tener que volver a sus abominables clases.

Los cinco pelafustanes involucrados en este caso estaban constatando de que se estaban acabando por completo las siempre anheladas vacaciones de verano.

Se tomó entonces la decisión de que era tiempo de ir a despedir la mentada estación del año ese último fin de semana antes de entrar a clases, al departamento de uno de los generosos en la siempre apetecida ciudad de Viña del Mar.

Era el viernes antes de volver a clases, el primer checkpoint era la casa de Matias, donde los cinco desgraciados protagonistas de esta historia habríamos de juntarnos para partir hacia la playa. Más menos a las 9 pm se había arribado a la ciudad del festival, decidiendo que de inmediato pasaríamos a comprar el etanol necesario para esa noche al supermercado. Estábamos en eso cuando se nos ocurrió la idea de carretear piola en el departamento, y con su buena dosis de peucas si alguien se podía gestionar algunas a última hora.

Luego de agarrar pa’l weveo un buen rato a Alfredo con su ex de Viña, uno de los participantes de la travesía dijo ya más en serio “oye, yo tengo una prima que vive acá, la invito y le digo que se traiga unas amigas, no se, compañeras o lo que sea”, cuando le preguntamos qué estudiaba para cachar cuán prejuiciosos teníamos que ponernos, la respuesta no fue ni enfermería, ni párvulos, ni diseño ni nada similar que tanto deseábamos oir… sino que la loca estudiaba una wea así como auditoría, cosa que nos hizo dudar seriamente acerca de la calidad de las féminas con que nos encontraríamos, pero en fin, no era tiempo de pisarnos la capa entre superhéroes porque la verdad es que andábamos bastante templados, sobretodo un parcito que andaban más largos que viaje Arica-Puerto Montt por tierra, así que conminamos a nuestro cafiche de turno a que invitara a las lolitas en cuestión.

En el momento no comprendimos mucho su gesto de preocupación por lo que le decíamos, pero finalmente accedió, no sin advertirnos antes que lo que estaba haciendo era bajo nuestra completa responsabilidad. En ese momento le dijimos que se dejara de huevear con advertencias pseudo-moralistas, ya algunos habían estado en situaciones peores así que nadie temía por su integridad física ni mental.

Luego de un par de gestiones, resultó que la mentada prima se iba a dejar caer por el inmueble “en un par de horas”, acompañada de otras 3 hembras. Cuento corto: las minas nos tuvieron esperando como por tres horas, en las que no hicimos nada productivo.

Finalmente, cuando las locas se dignan a llegar, obviamente no pudimos sino tasar el material que se avecinaba, como yo tenía sólo vista parcial hacia la entrada desde mi posición, sólo pude escuchar los elocuentes descriptivos comentarios que Seba hizo sobre las loquitas a medida que iban entrando. Nunca olvidaré su categorización de la chusma con la que estábamos a punto de interactuar: “mala… mala… mala… mala……. ah no, más o menos… mhhh”.

En resumen, fue certera la advertencia de nuestro improvisado pimp, pero que tanto, ya estábamos ahi y nos las íbamos a echar, aunque igual hay que admitir que la pensamos, ya que aparte de habernos hecho esperar mas que la cresta, las lindas llegan con las manos más vacías que el fan club del Cura Hasbun y por supuesto, con la una suculenta sed.

Sin pensarlo mucho ni pidiendo permiso alguno, se abalanzaron sobre las colosales promos de ron de las que nos habíamos hecho para nosotros, y bueno, hubo que empezar a sociabilizar nomás, resultando que la única mina relativamente aceptable lo único que hacía era hablar de la U (era mechona) y que su carrera y que la wea y la conchesumadre, con lo que los intentos de todos por joteársela para ver si picaba el moscardón se iban a la cresta a los 5 minutos porque la damisela en cuestión tenía menos tema que una película porno y en verdad era una latera de mierda.

En eso se nos fue pasando la noche hasta que a algún “iluminado” se le ocurrió poner un cd de alguna lacra bailable tipo Sonora Palacios o Tommy Rey con sus infaltables clásicos de ayer, hoy, y por qué no decirlo, de mañana también, con lo que hubo que aplicarse con el baile, todos ahí aperrando con alguna de nuestras poco agraciadas huéspedes, cuando nos dimos cuenta que esa noche habría un mártir: uno de los innombrables estaba siendo seriamente acechado por una Marine del ejército enemigo, que se apreciaba de lejos que andaba vistiendo su más selecta tenida de guerra, pero en verdad nadie tenía ni la menor intención de salvarlo porque eso era justamente lo que se necesitaba: que alguno de los mandriles se sacrificara con alguna de las pésimas para hacer de MPH y salvarnos la noche.

Así, nos aseguramos de que ambos ingirieran suficiente alcohol como para dejar a Godzilla con cirrosis de modo que no pudieran responder por sus actos. Después de unos buenos temas como “La Colegiala”, “El Galeon Español”, “Un Año Más”, la mina estaba absolutamente onfire, hecho que pudimos constatar ya que la finita ya le tenía toda la pintura rayada a nuestro pobre camarada, incluso le dejó por ahí unos abollones que después el weon tuvo que ir a la desarmaduría a ver si encontraba repuestos porque la verdad esta mujer no era muy sutil que digamos para el arte del flirteo.

Y aunque este pobre cristiano intentaba hacerse el simpático solamente, estaba con una cara de horror más o menos notando en su etílico estado que se venía lo inevitable.

En eso fue a la cocina a buscar hielo o quién sabe qué, y se encuentra a dos de los participantes echando la talla a costa de él obviamente, se encuentran los 3 solos, y este pobre gil les dice: “oye ya po weon, puta no sean maricones por la chucha, me estan puro cagando con la mina!!”, llega la mujer en entredicho y sin más trámite pesca a su presa y lo abraza de lo más cariñosamente, acto seguido los camaradas del hombre ne peligro se cagan de la risa… y lo dejan solo en la cocina a merced de su depredadora!!!

Ante tamaño acto de nula amistad, compasíon, empatía o como quiera llamarle, ahí nuestro compañero no tuvo nada que hacer y trató de que nadie cachara el mote, tarea infructuosa porque debido a la caída de casé de quienes estaban antes en la cocina, fue visto in fraganti en operación comando ahí en la cocina luego de que la muchacha se le abalanzara encima sin que pudiera efectuar ningún tipo de maniobra de evasión.

Bueno luego de que las acciones de ese pobre engendro se fueran a piso, se pudo zafar de la mina haciéndose el weon y llevándola a acostar porque la loca estaba más doblada que desagüe de lavaplatos. Por suerte a ese pobre animal no se le ocurrió acostarse al lado de ella y volvió al escenario principal para que no paráramos de huevearlo en todo el fin de semana.

Como si todo esto fuera poco, más encima las fulanas aparte de llegar con las manos vacías y tomarse todo nuestro copete, y de servirse a uno de los nuestros con alevosía y en despoblado, se quedaron a dormir y se agenciaron el UNICO colchón disponible en toda la vivienda, así que además tuvimos que dormir en el suelo y despertando con la espalda más adolorida que llevarse a Virgina Reginato a lapa.

Bueno, menos mal que por el mediodía del sábado viraron hasta sus cuevas, porque ya veíamos que nos exigían desayuno (y a uno una mañanera).

Comments

  1. Jajajaja!!!!!!!!!!
    Que buena historia!!!
    Me acordé de mis dias de universidad cuando mis compañeros nos contaban sus peripecias de fin de semana, como eramos pocas mujeres en la facultad de ingeniería, nos veían como sus pares.
    Una pregunta, las féminas en cuestión, son parecidas a las de la foto?

  2. JAJAJA, que wea mas cercana a la realidad!! el más ebrio kga (se come a la mina más mala) wn eso pasó y pasará por muchas generaciones!! Lo bueno que cuando después lo cuentan en la U, lo puedes negar hasta la muerte, o apelas a que no te acuerdas. Srs. excelente la pág!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.