Big Fat Jewish es un intento de ingeniero al que convencimos de que escribiera en este sitio con el fin de revindicar a la colonia judía, cosa que no ha dado mayores resultados. Publica en las columnas de The Critic y Cuentateste, por el momento.

La Pía

Hace aproximadamente un año fue aquella vez que fuimos a carretear donde el Julio. Nada nuevo para nosotros por entonces, acostumbrados a reunirnos en aquella morada a hablar estupideces y contar chistes cochinos mientras tomábamos sin control alguno.

Sin embargo, esa noche algo diferente ocurría: No habría club de Toby pues este hueón invitó a un amigo del barrio donde vivía hace como 14 años, y el susodicho llegó acompañado de unas féminas que nada tenían que envidiarle a una nativa cualquiera de Camboya o Vietnam.

Como la verdad estos hueones andaban más calientes que rodamiento de tanque, se dispusieron de inmediato en planes de interacción con las representantes del género femenino.

Fue entonces cuando mi partner Miguel quedó loco con la Pía. No es la intención pelarlo o huevearlo por ello dado que la muchacha, si bien no era una lady precisamente, la verdad es que poseía un armamento notable, sobretodo en el flanco delantero. Y a leguas se cachaba que tenía más kilometraje que el avión presidencial de Frei.

Como no es menester pisarnos la capa entre superhéroes, procedimos a dejar que nuestro amigote jugara tranquilo con la cabrita esta en lugar de convertir alguien más para su cuenta personal, por lo que procuramos dejarlos en un rincón más rezagado dentro del inmueble.

Pasada una media hora, Miguel se tenía que devolver a su hogar aduciendo que estaba cagado de sueño, pero en realidad era evidente que la contienda le estaba siendo más desigual que la chucha y había tenido que darse por vencido. Para hacerla corta, la loca no quería nada con este gil así que se reincorporó al convite.
Con el correr de la noche, estábamos todos más doblados que boleta de motel, cuando el Pepe se dirige hacia la cocina a buscar hielos y, misteriosamente, ahí estaba la Pía buscando unos vasos (lo cual no tenía mucho sentido ya que cada uno tenía el propio).

El Pepe le preguntó qué onda con nuestro compañero y la muchacha confesó que en realidad no estaba ni ahí con él ya que le gustaban de otro estilo. Obviamente nuestro compadre cachó que la cosa se venía encima, pero permaneció estoico e indeleble ante la arremetida, así que se alejó, no sin pensarla ya que aunque este hueon andaba más ganoso que Anita Alvarado en celo, no quería pasar por encima de su amistad con el Miguel. Pero al son de los rones y piscolas que no paraban de circular, la loca no se quedó en lo anterior y le anduvo “buscando el odio” todo el rato.
Lo seguía para todos lados y le pegaba unos farolazos que lo dejaban entero loco, su mojada de labios de repente y unas indirectas que de indirectas no tenían nada porque eran más directas que la cresta.

Fue así como en una ida al baño de nuestro camarada, la chusca ésta le hizo pero es que feroz emboscada: se sintió más en peligro que Kennedy en Dallas ’63, ya que ni bien salió del baño, la finita lo agarró de un ala y se lo llevó hasta la habitación más cercana.

Puta la huevá, pensábamos que se caracterizaba por ser un hueón leal con sus amigos, pero en ese momento ya no estaba pa’ hueás, así que se aplicó no más y, teniendo la oscuridad completa de la pieza como aliada, empezó a tirar las manos cual Martín Vargas y vamos atornillando las ampolletas y desenfundando los cañones.

La loca poseía unas técnicas en las artes del combate cuerpo a cuerpo que se condecían plenamente con su poco pulcra reputación.

Ya estaban empezando a trajinarse cuando de repente golpean insistentemente la puerta mientras gritan de afuera:

“oye!! Hay alguien en la pieza de mi hermano???”.-

CONCHESUMADRE, los habían cachado en plena. Era el dueño de casa y quería que puro viraran de ahí y no paraba de gritar weas como:

-“oye quien sea que esté ahí dentro, que salga, no se metan a la pieza de mi hermano!!!”-

No sabemos como chucha el hueón abrió la puerta y le dice al gil del Pepe:

– “y voh qué hacís aca sin polera hueón?? Chaaaa, y con una peuca??? QUÉ ANDABAN HACIENDO LOS COCHINOS CULIAOS?!?!”-

En su desesperación, el buen Pepe intentó bajarle el perfil al asunto y le respondió:

-“Hueón, cálmate, si no estábamos haciendo nada, estábamos conversando nomas”-

Pero el hueón se metió un poco más a la pieza, empezó a tasar el buqué ambiente y le dijo:

-“¿Cómo que nada hueón? SE ESTABAN MANDANDO LA MEDIA CACHA CULIAO!!!”-

Por supuesto, lo negó todo y le dijo que ni cagando, que apenas se habían dado un beso y nada más, a lo que le contesta:

-“¿Cómo que no hueón, que acaso no veis que la pieza culia esta pasada a choriflay?!?!”- mientras sacaba el desodorante en spray y llenaba la pieza de fragancia Axe Conviction frente a la misma mina.

Ahí recién nuestro protagonista cayó en cuenta de lo ridículo de la escena y no atinó a nada y empezó a cagarse de la risa, estaba obligado a salir piola nomas para salvar el honor y la loca como que no apareció más hasta que se acabó el carrete y el mismo gil la fue a dejar a su casa ya que igual vivía más o menos cerca.

Y entonces nuestro compipa se dio cuenta que si la fulana no se destacaba por sus dotes de señorita, tampoco lo hacía por su destreza intelectual, ya que mientras iban en el auto le hablaba puras idioteces ya que se cachaba que estaba desesperadamente intentando hacerse la simpática.

Más encima al llegar a su casa, le ofreció “pasar”, a lo que obviamente nuestro héroe accedió pensando en chantárselo enterito. Mas gigante sería su sorpresa cuando al entrar a su morada cachó que quien se lo mandaría a guardar no iba a ser él, sino su vieja, que estaba emputecida esperándola, y no tardó en recriminarla duramente acerca de lo tarde que era y de su deplorable estado etílico.

Mientras el aweonao se mamaba ese surrealista espectáculo, la mina no atinó a nada mejor que ofrecerle un vaso de agua “ya que manejó mucho rato” (la wea no fueron más de 5 km). Luego de eso se le pasó todo atisbo de curadera a nuestro socio, y decidió irse pa la casa luego de tremenda bofetada de matapasión, además de recordar que no debía ser tan mal amigo de hacerla donde Miguel no pudo…

Un amigo es un amigo ¿no?

Sin embargo, esa noche algo diferente ocurría: No habría club de Toby pues este hueón invitó a un amigo del barrio donde vivía hace como 14 años, y el susodicho llegó acompañado de unas féminas que nada tenían que envidiarle a una nativa cualquiera de Camboya o Vietnam.

Como la verdad estos hueones andaban más calientes que rodamiento de tanque, se dispusieron de inmediato en planes de interacción con las representantes del género femenino.

Comments

  1. jajaja guatón culiao caliente xD

    y cuántas ETS te pegaste con la loca? con qué te sacaste las ladillas? pica mucho esa weá? xD

    así que ahora se conversa sin polera y con los pantalones a la altura de los tobillos… weón care raja!

  2. “….a lo que obviamente accedí pensando en chantárselo enterito”

    jajajajajaja, las damicelas que leen este sitio dirán “que webón más flaite”, pero señoritas, es cierto, cuando uno se enfrenta a una de sus camaradas de género con dudosa reputación, eso es lo más cariñoso que se puede llegar a ser.

    PD: los pechos de la foto tienen algo que ver con “La Tetita de Wendi Zulca” ??

  3. Y entonces leí esto porque ya ha estado como mucho rato acá
    Y es una mierda de historia que toy muy very sure la protagonizó el Jewish que acá la posteó
    Ni pa que te hacés los test de ETS, las debís tener todas :S

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.