Big Black Esponja

Miembro fundador de Andateala.com y presentador oficial del célebre podcast Digalocantando. Pésimo actor, gran director, utiliza las oficinas del sitio para pernoctar.

Big Black Esponja Si hay algo de lo que estoy seguro en mi miserbale, intrascendente y caprichosa existencia es que cuando los creadores de Bob Esponja lo crearon, nunca esperaron estas “aplicaciones”.

Los negros siempre dicen que se los discrimina por ser negros, tener cara de mono y nombres de puta, pero cierto es que con su comportamiento a diario y cultura que incluye “pimps”, warriors mostrando el culo en primer plano y changos arrojando plata vestidos en oro, dejan bastante poco que destacar.

Porque si pensamos en Jimmi Hendrix, si, era seco, pero hediondo.

Este caso no es la excepción.

“Destiny” es de esas gordas que siempre se sientan en el fondo de la sala a comer Gansitos solas porque, fuera de ser malas, son hueonas, y siempre que les preguntan algo en clases dan respuestas tipo Godines, lo que implica ser lapidadas a punta de papeles y gomazos.

Harta del sufrimiento y de los “gorda cajetuda”, decidió seguir el consejo de Tyrone quien le dijo que la fiesta de disfraces de la Bronx Academy of Niggas sería la oportunidad de reivindicarse.

– Mi disfraz (pensó), debe ser mágico, chic y sin dudarlo, polémico-

Sin pensarlo 2 veces, se afanó el pijama amarillo de la abuela y lo decoró con motivos del mayor hito homosexual que Nickelodeon haya liberado de sus laboratorios: Bob Esponja.

Para completar el ajuar, incluyó exquisitas pantuflas peludas del mismo amarillo.

Exitada, tomó el bus desde el ghetto a su escuela, aburrida de esperar a Tyrone tras 5 horas en el porche de la entrada. No tiene pena pues sabe, muy en el fondo, que ese “Vete al carajo, perra” pudo haber sido un “quizás” poco claro.

Una vez en la escuela, llega el momento. Sudorosa y llena de emoción cierra sus ojos y abre las puertas del hall del evento de par en par diciéndose así misma “hoy, gano!”.

Cual sería su sorpresa al ver a todo el mundo formal, sin disfraz alguno y consternado. La fiesta no era de disfraces como diría Tyrone, de traje y manoseando a dos negras, sino la graduación.

Aun se recuerdan sus mágicas convulsiones y salivaciones segundos antes de caer al piso, derrotada.

Hoy se prostituye por crack.

Comments

  1. jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaajjajajaj ajajajajjajajajajajajja

    Tyrone y Destiny? Tas leyendo Selby?

  2. 31k1: 😀 se hace lo que se puede!

    Chan Chan: No, leí que esos eran clásicos nombres de negro en Freakonomics.

    Caramelos de Limón: No sé, podría ser…. NO!

    Saludos afroamericanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *