Miembro fundador de Andateala.com y presentador oficial del célebre podcast Digalocantando. Pésimo actor, gran director, utiliza las oficinas del sitio para pernoctar.

Cuando era chico y mis papás me obligaban a ir al menos 2 semanas de vacaciones a Tongoy donde vivían mis abuelos, siempre me decían: “No se levante del asiento que se puede matar-e”

Como yo era un niño bien que solo tenía por vicio sacarme los mocos (era asmático, se entendía que el romadizo me tenía hecho mierda) me quedaba sentado mirando el paisaje,a guantando esas horas interminables por la cuesta del melón al son de algún casette malo de mi vieja.

Así siempre que me fui sentado en algún medio de transporte, evité hacer estupideces que puedieran facilitar la inserción de mi cabeza en mi culo. Por lo mismo, nunca requerí un “tate quieto” por pelotudo.

Sobretodo, una vez que debí tomar el transporte escolar del Tío Pico, aprendí que irse parado podía implicar salir volando por sus “ventanas caseras” pues solía comerse con pleno aservo los lomos de toro, abundantes en las poblaciones por donde solía tomar atajos que lo conducían a penosos callejones sin salida.

Yolanda no lo entendió.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.