Miembro fundador de Andateala.com y presentador oficial del célebre podcast Digalocantando. Pésimo actor, gran director, utiliza las oficinas del sitio para pernoctar.

Revolución Emo

Que cara de pena, que talcos, que sufrimiento, que vestirse como un imbécil con los colores de Beetlejuice todo el año. Qué cortes de pelos imbéciles. Hoy llega la Revolución Emo.

Aquí está la Yoyi, célebre choriza de San Bernardo que hoy nos deleita con su más célebre transgresión al maquillaje.

Equipada con su maleta de maquillaje Marbie y habiéndole robado cuanta mierda AVON le pilló a su mamá, se fondeó en la letrina atrás de su hogar y con la firme convicción de hacer un quiebre en el mundo de la moda.

Se miró al espejo, y se dijo:

“Hoy mato”

El problema es que producto del temprano consumo de neoprén, Yoyi ha perdido sus capacidades motoras e intelectuales. El resultado es este.

Yoyi fue detenida por consumo de estuperfacientes y venta de calugones Pelayo en mal estado. Pueden visitarla en La Ciudad del Niño.

Comments

  1. Se nota que… el neopren en barra hizo sus efectos en la bella Yoyi

    Y wn… la principio del texto se llama “Yoyi”, y despues se llama “Yayi”, ponganse deacuerdo de como cresta se llama.

    Quizas tiene algo que ofrecer al mundo… mas que su moda como el culo

    Saludos!

  2. JAJAJAJAJ!
    Definitivamente el ritalín y el THC me tienen mas relajado y tolerante. Me rei con tu historia. Pienso que entre toda la mierda que tienes en tu cerebro de pronto una luz brilla

  3. 3k1k: Esas son quemaduras en verdad.

    MCATH: Debe ser la hermana chica.

    Kaksaca: Turista sexual.

    eltiocachero: Los calugones?

    Racks: Antes de que el cambiaran de sexo.

    Floca: No, si es Yaya.

    Carnalito: Esas son alucinaciones.

    Distémper: Parece que si, estaba sentada al fondo vendiendo calugas.

    Saludos emos!

  4. Esta claro que es lo que tiene para ofrecer la cabrita, dado que lo rojo qlrededor de su boca no es maquillaje, es desgaste….

    Que lástima por la dinastía Tachuela, perdieron al último eslavón de su cadena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *