Big Fat Jewish es un intento de ingeniero al que convencimos de que escribiera en este sitio con el fin de revindicar a la colonia judía, cosa que no ha dado mayores resultados. Publica en las columnas de The Critic y Cuentateste, por el momento.

doña orfelina

Doña Orfelina es una fanática de la botánica y la jardinería. Se ha pasado su vida al cuidado de su jardín y de sus plantas.

Toda su vida fue una empedernida consumidora de comida y una enemiga acérrima del ejercicio. Corren rumores de que en sus épocas mozas, se dirigía mañana tras mañana al J. Cruz a desayunar una chorrillana con un schop de medio y que no podía conciliar el sueño sin llevarse a la cama unas chuletas de cerdo a lo pobre con 4 huevos fritos. Además, tomaba el ascensor incluso para bajar del segundo al primer piso, dormía con una bacinica debajo de la cama para no tener que ir al baño, tomaba taxi hasta para abrir la puerta de su casa y solía amarrarse el control remoto de la televisión al brazo para no perder tiempo ni calorías cambiando los canales manualmente.

Lamentablemente, todo esto tuvo una consecuencia nefasta para su salud: su barriga creció tanto de tamaño que ahora sus piernas no son capaces de transportar tantos kilogramos de grasa y tejido adiposo.

Sin embargo, todo esto no ha hecho mella en el gran hobby de su vida, y es por eso que decidió comprar una silla de ruedas (eléctrica, obvio, sus brazos no son capaces de mover por sí solos tamaña masa) para poder seguir jardineando feliz como una perdiz.

Por cierto, su marido tuvo que comprar refuerzos especiales de concreto para el asiento de la silla y ponerle neumáticos ultra resistentes para que aguanten como corresponde a la vieja guatona y su grotesco estómago

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *