Crítica de Shows callejeros en Andateala.com

Miembro fundador de Andateala.com y presentador oficial del célebre podcast Digalocantando. Pésimo actor, gran director, utiliza las oficinas del sitio para pernoctar.

Shows callejeros, un mal que destruye aún más nuestra miserable existencia.

Ya había dado luces anteriormente de como me hinchan las bolas diariamente la existencia de entes ocupados en exclusiva de arruinarnos la vida y que, extrañamente no son nuestros padres. Pero los shows callejeros son un nuevo nivel en desprecio por nuestra existencia.

Y es que el submundo callejero, además de proveernos copiosamente de animalejos infrahumanos como los longies y las viejas random, no se detiene en su afán caníbal y nos llena del talento inexistente de un grupo de iluminados dispuestos a «sacarnos una sonrisa» y «alegrarnos la mañana» con su «arte callejero».

Si yo fuera de la RAE, jamás hubiera permitido siquiera acoplar las palabras «Arte» y «Callejero» en una misma oración. Suficiente han hecho bastardos históricos como Duchamp y el 90% de los artistas contemporáneos para que, además y a pito de nada, un montón de pobres hábiles en la ejecución mediocre de instrumentos elementales como la flauta dulce, la guitarra y el charango se tomaran absolutamente todo vehículo de transporte colectivo, incluyendo el Metro.

Como primero, la mayoría o es fome o tiene el mismo talento que la elefanta Fresia para vivir: Ninguno.

Luego, tocan como la soberana raja, sobre todo, lo que tocan flauta dulce: ¡POR LA PUTA, SI ES TAN RE-FACIL!

No puedo negar, siendo honesto (cosa que me cuesta) que hay casos excepcionales donde con mucho gusto les he dado una moneda o dos a estos pelafustanes porque realmente son buenos (normalmente, estudiantes de música). Pero en general, durante los shows callejeros  uno debe tragar y tragar mierda de neófitos sin preparación alguna que vociferan y destruyen nobles instrumentos en pos de «una monedita».

Para mi, esos hueones son tanto o más caca que los que piden plata inventando historias de como su hija nació con 10 piernas, el psudo-cojo-retrasadomental, los mineros de Lota en huelga, etc. Todos CHANTAS!

Sin ir más lejos, el otro día en el trayecto micreril Los Leones-Pocuro, se subió una hueona que, de primeras, destacaba por su ropaje multicolor. No pasarían 2 minutos para que comenzara su funesta performance: contar cuentos. Pero no cualquier cuento, sino cuentos feministas pro-mujer golpeada. Y no conforme con su pútrido discurso social pro-vieja, se largó con un cuento eterno enmariguanado que, gracias a Dios, no terminé de escuchar porque el bólido colectivo se fue echo una goma.

Una mierda de principio a fin. Trasnochada de burdel.

U otra veces, salen unos pendejos como de 7 años cantando un hip-hop más malo que la chucha y a uno, más que ternura, le da susto: es como si el Cisarro te hiciera show haciéndose el lindo con la mejor mariposa en el short.

En fin. Basta de shows callejeros. Los odio y son satánicos.

Comentarios

  1. Te apoyo. Nota aparte para los chinchineros, ¡Puta que odio esa seudomanifestación de curtura! Que puede tener de arte un hueon con un bombo en la espalda dandose vueltas como mojon en el agua y con una pata amarrada a un platillo, metiendo un ruido de la soberana mierda.

  2. A los chinchineros igual les tengo algo de respeto, porque yo no podria ponerme a dar vueltas como mojon sin llenar de vomito el bombo… Pero el resto de los mierdas son lo peor, es desagradable esa wea de la democratizacion del arte.. No porque a uno le guste hacer algo implica que se bueno en ello. Y mucho menos tienen derecho a hacernos soportar su ineptitud.

  3. Muerte a los mimos!!!!
    esos wns los juntaria en un estadio y lo haria explotar, seria la zorra, aer cual grita y caga el espiritu mimo que los inunda 😀
    siempre me pregunto si voy y le pego a un mimo me agarrara a shushas o no?, con menor razón le doy plata si me insulta 😀
    aunque si no lo hiciera, no le doy plata ni cagando, en fin

  4. no hay peor que los payasos de micro flaites, con esa voz de mierda chillona y hablando en puro COA, pasados a sobaco…en todo caso prefiero que los flaites esten vestidos de payaso hinchando las pelotas en la micro que anden cogoteando o cartereando en el paseo ahumana, en todo caso, ya me importa un carajo por que por fin me fui de santiago, aca si teni cueva te caga una gaviota…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.