Big Fat Jewish es un intento de ingeniero al que convencimos de que escribiera en este sitio con el fin de revindicar a la colonia judía, cosa que no ha dado mayores resultados. Publica en las columnas de The Critic y Cuentateste, por el momento.

El Señor de los Autos

El Alfonso es un weon que gusta de los autos. Le decís “auto” y tenis tema de conversación con el culiao por horas. Que el motor, que la cilindrada, que las válvulas, que la transmisión, que el coeficiente aerodinámico, que la carrocería, en fin, que toda la huevá.

No por nada este gil, cada vez que se realiza un salón del automóvil en nuestro querido país de Santiago, este gil es el primero en anotarse para ir, pero no una sino que al menos 3 veces. Y al contrario de la gran mayoría de los macacos que concurre a dicho evento, este loco no estaba ni ahí con las llamativas maracas en diminutos y ajustados ropajes que acompañan los automóviles en la muestra. Esas mismas pelanduscas por las que algunos babosos de mierda hacen fila pa sacarse fotos con ellas, este weon ni las miraba. Tal era su fascinación tuerca.

Y si tanto le gustaba el temita a este chiquillo, es lógico pensar que él tenía para sí no un auto cualquiera, sino uno bastante especial. En realidad por fuera se veía como un vil Renault cualquiera de esos que abundan en la ciudad, pero este weon lo tenía más arreglado que nana en domingo. Obvio, no podía tener un auto con sus componentes originales de fábrica y sin estar enchulado.

No es menester de este relato el detallar las modificaciones que le hizo a su automóvil, ya que a nadie le importan un carajo, pero sí corresponde hacer notar el hecho de que este weon le cambió la suspensión para dejarla personalizada a su manera. “¿Suspensión deportiva o una cagá así?” pensarán uds. No señores, resulta que los vastos conocimientos automotrices e ingenieriles de este muchacho, le hicieron modelar computacionalmente la suspensión óptima de un auto para maximizar el confort de una cacha a bordo. Así es, tal como lo leen. Este pelotudo adaptó amortiguadores, resortes, muelles, llantas y un cuanto hay para que sus noches de amor a raja pelá adentro de su bólido fueran lo más placenteras posibles.

En resumidas cuentas, al weon le gustaba culiar en su auto, y cuando lo weveabamos por ello (o sea a cada rato) y por no pisar mejor en su casa o en un motel, el weon decía que no, que en el auto sentía una conexión especial, y además que así podía llevarse a minas a lugares como Cajón del Maipo, Peñaflor, El Arrayán, etc, y darle un toque más outdoor y menos casero a sus incursiones cachamorosas, que de paso le daban un preámbulo ideal para engrupirse a las lolitas de turno. Dicho argumento no dejaba de ser respetable.

Sin embargo ocurrió una noche que estábamos celebrando el cumple de la Andrea, una amiga de nuestro partner Andrés, en su casa. Y la verdad como esta loca había concurrido a un colegio cota mil, el inmueble estaba atestado de fulanas pelolais más ricas que comer manjar con el dedo. El más obnubilado de todos fue el Alfonso, quién quedó entero aweonao con una de las minitas, que de lejos se cachaba que le faltaba pa los 18 todavía, pero a este weon no le importó. Le advertimos que se veía entera pendeja y que mejor ni lo intentara, que mejor se joteara a una de su edad, mas a la mierda nos mandó y ahí fue cual buitre a su presa.

Sorpresa entre nosotros causó el hecho de que sus técnicas de cortejo surtieron efecto, al ratito estaba de lo más animado conversando con la chiquilla en un sofá, hablando de quizás qué imbecilidad. Al notar esto, la dueña de casa se nos acerca y nos dice “oigan, que onda el Alfonso con esa mina?” Le respondimos que se la quería jotear pero que no se preocupara porque a decir verdad, el día del pico la loca le iba a dar la pasá al weon (más aun considerando que el pelotudo este estaba pasado a axila para variar y tenía la lengua amarilla de tantos días sin lavarse los dientes), con lo que nos dice “seh, mejor que no pase nada…”, y se larga. Todos nos miramos y dijimos “será…”

La zandunga prosiguió su curso natural, mas la pendex, en un hecho sumamente curioso, miraba atenta y parecía seguir con sumo interés todas las estupideces que el Alfonso parecía estarle contando.

Al rato, el Alfonso se acercó a nosotros para despedirse con un gesto de weon winner al cual nos tenía acostumbrados cuando se iba a pisar con una chusca en su auto. Nos preguntó por la Andrea y le dijimos que no la habíamos visto, que nadie sabía donde andaba, así que nos dijo que lo despidiéramos de ella y que le dijéramos que se tuvo que ir. Y contra todo pronóstico, el weon cruza el umbral de la vivienda con la mina de la mano. No es por ser malos amigos pero todos concordamos en que algo raro había de estar ocurriendo.

Pasada media hora, fui a buscar mi chaqueta al auto, y con extrema sorpresa noto que el auto del Alfonso seguía estacionado en su lugar. Me acerqué un poquito y el vapor de agua condensado por la cara interna de los vidrios y las oscilaciones verticales del vehículo me hicieron llegar a la conclusión evidente. No lo pensé ni media vez y partí corriendo adentro a avisarles a los demás del hallazgo. Sin embargo no me creyeron aduciendo que ese weon ya debía estar con el auto en un peladero sin nada ni nadie alrededor, sólo la luna, las estrellas, un par de condones y un CD de Barry White en su sistema de sonido.

Luego de huevearlos unos 20 minutos, finalmente me creyeron y salimos a la calle a constatar los hechos, sin embargo ya no estaban solos: detrás del auto se encontraba una camioneta de Seguridad Ciudadana, y delante de él, una grúa. Se nos acerca un weon de esos inspectores, con una pinta de no tener mayor destreza intelectual, y al vernos presenciar de cerca la escena, se nos acerca, y nos dice:

-JO’ENEH… UHTE’EH SA’EN A QUE SUJETO CORRESPONDE ESTE AUTOMO’IL PLACA PATENTE… HMM…

Le respondimos de manera afirmativa, y antes de poder decirle que los dos tórtolos se encontraban dentro, nos dice

-ENTONCEH PÁSENLE ESTE PAPEL. LUSHO, PARTE NOMAH

A la señal, la grúa comienza a llevarse el carro de nuestro compañero. Atónitos, miramos el papel, y era una citación judicial más una dirección donde ir a retirar su automóvil una vez que estuviera solucionado su conflicto con la ley.

Confiando en que estaríamos ahí, el Alfonso nos hace una señal inconfundible de ayuda desesperada desde dentro del auto, así que ni weones, decidimos seguir a la grúa, así que entramos a la casa a despedirnos de la Andrea y decirle que teníamos una emergencia. Cuando le contamos, incrédula nos dice: “QUEEEEE?! SE FUE CON ESA MINA?!!?!”, cuando se lo confirmamos, y le preguntamos por qué tanto problema, nos confesó que en realidad era amiga de su hermana chica, y que tenía 16 años. De inmediato nos pasamos el rollo de ver a este hueón enfrentando a la justicia por afilamiento con alevosía y escándalo a una menor de edad en la vía pública y quizás qué otra huevá.

No dilatamos más el trámite así que procedimos a la persecución de la grúa.

Por suerte, no fue directo al corral, sino que hizo una escala en los pacos. En dicho lugar, el chofer se bajó, ingresó a retén y al par de segundos volvió con los más férreos representantes de la ley. Temíamos lo peor: que se fueran adentro del auto al corral flaite. Por gracia divina, en ese momento el Alfonso se bajó del auto, arrastrándose y abrochándose la camisa, más urgido que monja con atraso. Los pacos le sacaron la foto altiro, y cuando vieron a la pendeja agazapada y su evidente condición de menor de edad, lo dejaron precioso de inmediato.

Al par de horas recién pudimos hablar con él, y le preguntamos por qué mierda no se fue a otro lado a chantar el paté, y el weon brillante nos dice “no, es que estaba demasiado caliente, y la pendeja era entera de lanzá”. Por supuesto, también le preguntamos por qué carajo no se había bajado del auto cuando llegaron los inspectores municipales, y este weon nos responde “es que la mina no encontraba sus calzones, cómo chucha iba a salir así?”

Obviamente, la pendeja negó que el acto amatorio hubiese sido con su consentimiento debido a que de lo contrario en su casa la linchaban, por lo que por weon y por caliente, nuestro amigo ya tiene agendada una cita en la Fiscalía Oriente de la capital para dentro de unas semanas y no romántica precisamente…

Comments

  1. debe haber una fijcación por lapalanca de cambios en ese weon… no puere ser mas incomoda la wea en el auto..
    mas todabia romperle la telita a una prepa. cochshino culiao

  2. tengo que hacer un paper de politica comparada pa maña y estoy hasta el pico y este wn b.f.j es el unico que me pesca len el msn nadie me abla y perodi tiempo comentando aqui y leiendo
    x que dios x que sigo esrebiendo

  3. pd y escibo como el pico
    *tengo que hacer un paper de politica comparada pa maña y estoy hasta el pico y este wn b.f.j es el unico que me pesca, en el msn nadie me abla y perdi tiempo comentando aqui y leiendo
    x que dios x que sigo escribiendo

  4. x que es tan bno este judi? haa dios ancestros ustashe denme fortalesa para terminar el paper
    pd:llebo como 2 lineas y sigo perdiendo tiempo

  5. Uta el won califa de tu amigo, bien saco wea…
    Moraleja: Pisate una pendeja en un motel, aweonao!

    Una historia hermosa… y desconosida…

    Adios, Ready-hasta-que-choke-hueso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.