Miembro fundador de Andateala.com y presentador oficial del célebre podcast Digalocantando. Pésimo actor, gran director, utiliza las oficinas del sitio para pernoctar.

Todos sabemos que los puddles (o caniches o perros falderos o “regular loser he dog”) son perros nacidos para ser humillados desde su más tierna infancia hasta su demente adultez.

Además que, indistintamente de su sexo, todos son fletos, su comportamiento no hace más que potenciar su insípida existencia, ausencia total de presencia para proteger “man que sea” las plantas del jardín, ladridos agudos y estruendosos, histeria generalizada, hediondez indescifrable, aliento a zapato, etc, etc.

Pero como aún ese conglomerado de penurias raciales no fueran suficientes, carecen de dignidad amatoria, lo que hace que puedan fornicarse desde las chalupas del tata, pasando por piernas y brazos humanos, hasta peluches inocentes.

Con uds., the real perreo chacalonero.

Comments

  1. dejad al animalito descargar su libido, por favor!!!

    que, acaso son los unicos que se pueden andar masturbando por ahi? ya les gustaria tener una muñeca como la del animalito!!

  2. un perro dentro de la casa es como un perro en cana, mira desde la ventana el desfile de quiltros ganosos peleandose por pegarse a una calurienta perra, al menos este tiene el peluchin solo para el, no tiene que compartir.

  3. entre el peligro que te pise un camion o una vieja pudorosa le tire agua, este lo hace entre finas almohadas y colchon de resortes, le doy mi voto, eso si, hacerlo con ropa es una lata

  4. Nani: Si, lo de la ropa es malo.

    JeanPaul: Vos le enseñaste.

    4le!: Porque son baratos y parece finos.

    Distémper: Mmmm, eso explica tus pocas complicaciones con la soledad.

    Frano: Si claro, ahora la ocupas en tu soledad para darte autoamor.

    Emerz: Sip, son como un Mexicano del interior.

    Saludos perritos!

  5. si de perros qliaos calientes se trata, hay que ver este video y ojo que la mina que sale bailando no es ni más ni menos que Yamna Lobos, en ese tiempo no calentaba a nadie más que su perro, lo cual cambio con un par de recauchajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *