Big Fat Jewish es un intento de ingeniero al que convencimos de que escribiera en este sitio con el fin de revindicar a la colonia judía, cosa que no ha dado mayores resultados. Publica en las columnas de The Critic y Cuentateste, por el momento.

Marea RojaComo toda historia humillante e inverosímil, el protagonista debe permanecer en el anonimato. Por ende dicho personaje quien nutre estas líneas será de aquí en más llamado Jacinto B., o para ser más consecuentes con la tónica del relato, lo llamaremos JB.

JB era un huevón relativamente normal. Estudiaba una carrera normal con un rendimiento normal, tenía una cantidad normal de amigos más o menos normales, y hacía puras weas normales pa un weon veinteañero normal de este país. Además tenía un pololeo bastante normal.

Un buen día, JB se dio cuenta que estaba desperdiciando los años más locos y desbocados de su vida haciendo puras weas normales y fomes, y que su vida carecía de adrenalina y emoción. Conversando esto con su novia, le dijo que era tiempo de dejar el establishment de lado, y qué mejor que partir realizando algo loco y desenfrenado en cuanto a lo sexual se refiere.

Como estaban en la casa de la susodicha, no encontraron nada mejor que, en un arrebato incomprensible de pasión y lujuria, ir a echar a pelear los meones a la cama de los padres de ella y proclamar la conquista y dominación absoluta de territorio enemigo, amparándose en el hecho de que sus viejos andaban en nosedondechucha, teniendo, supuestamente, tiempo de sobra para llevar a cabo el sacro acto del coito premarital.

Por otra parte, la vida de la novia de JB también tenía una vida más plana que el electroencefalograma de Jorge Hevia, entera fome la vida de la culiá, niun brillo y obviamente se mojó entera cuando su amado novio le propuso tamaño plan, por lo que accedió sin siquiera dudarlo.

El problema es que debió haberlo dudado, o al menos haber tomado algunos resguardos, porque con el fragor de la situación, pasó por alto algo realmente importante…

JB fue corriendo a buscar unos condones al auto, su chica partió rauda a preparar el tinglado en donde se concretaría el combate cuerpo a cuerpo sin cuartel ni contemplación.

Una vez que estuvo todo listo y dispuesto, procedieron a expresar su amor de la manera más carnal que ud. se pueda o quiera imaginar. Mas en el momento en el que JB le retira los calzones a su novia, se da cuenta que tenían una profusa mancha rojiza que expelía un penetrante olor a marisco en descomposición con vibrión parahemolítico, escherichia coli y toas las manos.

No había duda: la lokita se encontraba en lo más álgido de sus días R, y nuestro amigo JB, dada la inexperiencia de su normal vida, no supo que ante tamaña situación de alerta roja debió haber aplicado la milenaria técnica de “culear con la raja encima de la polera de pijama” o alguna por el estilo, ni tampoco reparó en que era más sensato detenerse para así evitar dejar evidencia en el búnker del líder del bando enemigo.

Desafortunadamente nada de eso ocurrió, y teniendo ante sí el tomate reventado de su novia en todo su esplendor, afloró todo su instinto animal y le echó pa’delante nomás, dándole duro a su amada y mandándose flor de cacha con beso del payaso y manzana confitada incluidos.

Entre tanto weveo, y tal como todos deben estar suponiendo, las blancas sábanas quedaron extensamente manchadas con kétchup orgánico cortesía de la novia de JB, sin que ellos lo notaran en el momento.

Al rato, llegaron los suegritos de JB y como esta wea es la vida real, cacharon todo en menos de 2 minutos, desatando toda la furia del caballero, quien echó a nuestro anti-héroe de la casa a punta de puteadas del más grueso calibre, amenazándolo con que mejor ni volviera a aparecerse por esa casa.

Las cosas cambiaron radicalmente. Tal era la furia de los padres de la chiquilla con JB, que le prohibieron verlo y mucho menos continuar la relación amorosa que llevaban.

Si bien el cabro asumía su error, no estaba dispuesto a dejar de ver a su polola, por lo que varias veces posterior a ello intentó acercarse a su casa (ya que no podía comunicarse telefónicamente con ella), pero en más de una ocasión fue sorprendido por su ex suegro, quien palo en mano salía a su encuentro. Tanto siguió hueveando JB que el viejo decidió comprarse un pitbull para tener en la casa y que este gil no siguiera merodeando.

Sin embargo el joven no claudicó en su lucha por recuperar a su amor, por lo que prosiguió hinchando a la familia de su novia, hasta que un día logró colmar la paciencia del señor, quien no halló nada mejor, que salir a repeler la incursión de su yerno con un cajón lleno de tomates en estado de descomposición. Aterrorizado, JB clamó desesperado por compasión…

“YAAAAAAAA PERDONE TIOOOOO, SI SE QUE LA CAGUÉEEEEE…. PUTA LA WEA, YA, SI QUIERE LE LAVO LAS SÁBANAS!!!”

Tamaña declaración no consiguió sino desatar toda la furia del caballero, quien no dudó en llenarle l’ocico con tomates mientras este gil se retorcía en el suelo intentando esquivar la lluvia de putrefacción roja. La humillación fue grotesca y desmedida. Los alaridos fueron escandalosos y todos los vecinos salieron a mirar. Fue suficiente para que JB entendiera que tenía que puro dejarse de wevear y ya no tenía nada más que hacer en esa casa. Ya no era tiempo de llorar sobre la sangre derramada…

Comments

  1. ha los 20 años la polola no cachar y el wn tampoco , el wn no era normal el wn era aweonao
    aparte que es esa wea wn que pa darle emoción a tu vida te vay ha culiar a la cama de tus suegros? mirar el informe del tiempo me parece mas emocione.

  2. Andro tiene mucha razón. aparte que no concibo a un weon normal, con una vida normal, que quiera cambiar drásticamente su situación normal teniendo sexo. Sip, sexo nomás.
    “Hagamos algo loco…culiemos” …buh…

  3. jajajajaja que mejor arma para un yerno caliente que los tomates.
    Cuando vi la foto dije,pucha pobre niña,porque eso es lo PEOR que le puede pasar a una mujer, pero a medida que leí que reí con cuática, porque cómo tan weones!
    No cachaba eso de ketchup orgánico, por un momento ese lado feminista que todas tenemos quiso salir para defender a nuestro género de tal ofensa contra nuestro martirio que injustamente nos dio la fucking naturaleza, porque eso es,la menstruación señores porque así se llama, es la wea más mierda del mundo…y apuesto que a todas sus mamás les dijeron “ay mijita,ahora es mujercita”, patrañas!
    Yo creo que los papás de la señorita en cuestión se enojaron más encima porque perdieron sus sábanas, porque las manchas no salen.

  4. Sólo tres ideas:
    -EL cabro era terrible de pollo, no lo ween tanto
    -A mi jamás me ha complicado el tema de la marea roja… depende tb de la compañera… -Amariconados, una cacha es una cacha, un verdadero macho aperra, cuando sus servicios y habiidades son requeridas

    Igual mala la wea
    Súbanse otro

  5. Un revelador relato de como 2 fomeques ql carentes de sentido común se pegan un coito en periodo de marea roja… ta como de pelicula picá a cinearte la weá, me llegué a imaginar los cuadros la escenografia y la fotografía de aquella magnifica obra… voy a obrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *