Prohibido botar taxistas

Pobre.

Prohibido botar taxistas

Recuerdo que un dia Boby ya no estaba en la casa. Le fuí a dar Doko a su charola y ya no estaba. Lo extrañé, lo lloré y siempre me cuestioné que había pasado con él.

Mi mamá en un principio me dijo que las garrapatas se lo habían comido y que sólo habia quedado su esqueleto, con el cual hizo una sopita de huesos.

Hoy ya pasado 10 años mi mamá confiesa, con dolor en el alma, la triste verdad: Subimos al Boby en el auto y lo dejamos tirado en el cajón del maipo para que buscará su propio destino, pues se habia convertido en un estorbo familiar.

Papi te extraño.

Comments

  1. jojooj fuerte compadre, me paso algo similar..¬¬

    pero al mio lo vendieron al circo de alimento a leones xDDDDDDDDDDDDDDD jajajja

    saludos…

  2. una historia parecida, pero con un dinal distinto fue el mío

    mi padre no fue a botar un “kilterri” que teníamos, el “Drako”…. no recuerdo como supimos que lo había hecho, pero al saberlo, hinchamos las bolas como nunca y mi padre resignado, se vió en la obligación de ir en busqueda del Drako… y tuvo que volver con él….y por cierto, siguió siendo parte de la family

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.