Distémper es un hijo de puta con serios problemas, aparte de arribista reculiao y pasao a caca. Al menos -algo es algo- no es shúper.

bi-threesome-two-guys-one-girl

Acabo de vomitar abrazado a un wáter de la Rockola: según Darwin, ocupo el estado más bajo de la evolución. Apenas tomé una chelita de este porte, pero se me revolvió la guata y cagué. Ahora estoy todo cochino y a punto de estallar en llanto en medio de un montón de desconocidos.  Antes de que me mande a cambiar solo como un deo, la Nati -una hueona a quien apenas conozco de cara- me dice que arriba el ánimo y la hueá.

La cuestión es que una semana más tarde estoy instalado con esta misma buena samaritana en un antro funesto de Irarrázaval. La situación  es inversa: Nati se ha empinado dos jarrones schoperos y da jugo como pomelo. Habla una sarta de incoherencias sobre gente que no cacho; la verdad es que la cita -si se le puede llamar así- está resultando una soberana lata.

En eso suena su celular y Nati entra en ebullición. Paro la oreja: está coqueteando descaradamente con un tipo; de repente la muy canalla me pregunta la dirección del boliche donde estamos. Cuando cuelga, me informa que de un momento a otro Roberto -buen amigo suyo- se sumará a nuestra mesa. En efecto, en cosa de minutos tengo a mi lado a un pelao todo nervioso que está tan colgado como yo con la situación.

Nati, claro, está en el séptimo cielo. Tiene a dos hueones escuchando su cháchara absurda y pagándole a medias el sanguchón que se está zampando para remojar los litros de chela que flotan en su panza. Cuando la guarra parte al baño, Roberto tiene el buen tino de preguntarme quién chucha soy yo; hago lo mismo y concluimos que la muy bruta ha decidido tener dos citas a la misma hora. En el fondo, protagonizamos un reality rasca con la peuca más desubicada de Santiago. Cuando regresa, nos advierte que el que se porte mejor podrá llevarla a su casa; luego nos pone a competir consultándonos sobre nuestras respectivas pegas, ingresos y bienes muebles e inmuebles.

Lo que ella no anticipa es que con Roberto hacemos buenas migas. El tipo fabrica maquetas para empresas mineras e industrias; anda con fotos de unas instalaciones a toda raja que hace con sus propias manitos. Tiene un trabajo interesante, un buen pasar y realmente no necesita estar humillándose ahí. Conforme avanza la noche, Nati mete su cuchara cada vez menos y comienza a ensayar sus mejores caras de nalga para que le pongamos atención y/o nos vayamos.

Pero no. Nos quedamos un buen rato conversando por el puro gusto de joderla. Y cuando pedimos la cuenta, acordamos que cada uno ponga luca para que Nati pague la mitad de un taxi, porque ninguno va en su dirección.

Comments

  1. Asumo que si no iban en la dirección de la mina, iban en la dirección opuesta, me tinca que pa que Roberto te mostrara sus “maquetas”.

  2. A pedido del público, agregué los tags “picurioso” y “sandwich” a la entrada.

    Manga de putos malpensados, no entienden la sana amistad entre dos varones que se conocen, coquetean conversan y se gustan caen bien. Bah.-

  3. la historia solo pudo terminar de dos formas

    o el otro wn se fue a coger con la mina inmediatamente después de que te vio irte, o se fueron a coger entre ustedes

  4. En vez de hacer buenas “migas”, hicimos buenas “miguis”. Ahora entiendo porque me duele tanto el orto corazón orgullo.

    ¡No soy gay! Ya, me enojé, voy a encresparme las pestañas y vuelvo.

    Chao nomá, picuriosos.-

  5. JAJAJ put y yo q lo googlee y esperaba en verdad la 2ble pnetraciommmmç!!!!!

    pero al estilo de distemper,algo decadente,mina watona hedionda jajaj algo asi jaa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *