Distémper es un hijo de puta con serios problemas, aparte de arribista reculiao y pasao a caca. Al menos -algo es algo- no es shúper.

very-fat-woman-eating

Monito es mina, pero insiste en que la llamen con ese apodo horrible. “Mina” es un decir, porque de femenino Monito tiene pocazo: se peina con el dedo, usa gafas de abuela con cadenita de oro y para disimular su rueda de repuesto aro 15 se chanta encima unas túnicas tipo carpa compradas en gitanos.cl. En la piscina, por cierto, se baña con polera para ocultar la joroba panza.

Aparte de esta tracalá de defectos, Monito tiene un genio de los mil demonios. Un día vamos al cine a ver una hueá de documental que a ella le interesa. “¡Coméntame algo!”, me exige al final; “me pareció una buena porquería por esto, esto y esto otro”, le respondo con total sinceridad. Media hora más tarde, tras engullir en silencio una vienesa palta-mayo en un carrito de Bellavista, me acusa entre chillidos de ser un maleducado. “A una mujer no puedes decirle que no te gusta algo que ella eligió, ¡esas cosas no se hacen!”, me reprende. En vez de pegarle una buena patá en el culo para castigar su raciocinio pelotudo y machista, intento “empatizar” (término imbécil inventado por sicólogas y asistentes sociales que define a la vieja acción de pasarse todo por la raja pero quedarse bien callado).

El desafío de tolerar tanta tontera se vuelve más complejo si consideramos que esta tragasables tiene 31 años pero está recién estudiando el tercer año de su carrera; aunque dice ser comunista, vive de lo más cómoda en la casa de su papá carabinero en Rotonda Atenas. Si bien Monito defiende con severidad el derecho a la liberación femenina, cuenta sin pudor que en su puñetera vida le ha trabajado un peso a nadie y nunca ofrece siquiera por cortesía poner luca para la propina.

Todo esto, sin embargo, podría aceptarlo de puro hueón que soy. Lo que realmente me irrita de Monito es que es abstemia militante. Compartir una noche con ella, entonces, es una lenta tortura. “El copete es pésimo para la salud”, proclama mientras se fuma el decimoséptimo pucho de la noche. Cuando salimos yo apenas me tomo dos chelas, pero ella igual me contempla con mirada severa; mientras cruzo media ciudad para depositarla en casa de papi, me sube y me baja por ser tan irresponsable al arriesgar la vida de una señorita.

Si hay un estereotipo de treintona decadente e insufrible en Chile, esa es Monito. A estas alturas resulta menester aclarar tres puntos: 1) nunca se me cruzó por la cabeza rozarle siquiera el codo a esta gorda neurasténica; 2) nunca lo hice; 3) aún no sé por qué chucha salí durante un mes con ella.

En verdad sí sé: porque me pescaba [modo conchudo patético ON].

Continuará.

Comments

  1. puta wn estas mal enfocado!! bueno, por lo menos te pesca, aunque ni de amiga sirve… puta wn! a quien chucha se le ocurre decirle monito a una mujer (bueno, a menos que parezca mono; al parecer así es) ctm!! monito qlia!!

    ahh, la foto esta memorable, yo creo que al judío le fascinó!

  2. No te puedo recriminar nada, estimado Distémper, tengo un ojo clínico y una inteligencia emocional tal que me impide salir con tipas que no sean unas maletas de gásfiter o cuáticas a cagarse. Me pregunto porqué hay minas así ¿falta de nepe? ¿O nepes mal puestos? No sé…

  3. Me gustaron los tags que ocupaste, pero creo que ahi faltó uno que sería “mártir”, pk despues de leer tantos relatos tuyos, como que uno da gracias al superpulento de que existan wnes como vo’ que hacen las cosas que uno no debe hacer y eso siempre se agradece, así uno no erra el camino.
    Gracias Distémper por ser un valioso ejemplo en la vida.

  4. Puta que estai cagao weón… ¿cómo chucha lo haces para elegir lo peor de lo peor? , debe ser una especie de talento, un sexto sentido…

    en realidad no quiero saber

  5. Estimados monitos:
    Por desgracia se me están acabando las historias -y ya he dejado la mansa ni que cagá con algunas, hueón a la vela que soy- así que voy a estirar el chicle como pueda para darle un final indigno a esta saga, como debe ser.

    Así que acepto candidatas para ser sico-analizadas por este servidor (?).

  6. Exageración. Qué más da si casándose con la “monita”, digamos “la chanchi” a los veintitantos, a los 30 ya es el “mono” y la “chancha”, “perra”, “gautonaculiá”. Sólo que ella lo vivió sola sin que un hueón la instara a ello. Esa es liberación femenina gente de Chile.

    Una pregunta: ¿por qué lo de “bazofia” en la página principal? Entre tanta chuchá, esa suitiquería está demás estimados.

    Saludos

  7. @BFJ Mejor me cuelgo de la que cuelga.
    @msdh, Nariz con moco & Pablo: estoy de acuerdo, soy un patético. Pero con onda.
    @Emperatriz: yapo.
    @Ella: no entendí ná, es que estoy carente y no hago sinapsis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *