Miembro fundador de Andateala.com y presentador oficial del célebre podcast Digalocantando. Pésimo actor, gran director, utiliza las oficinas del sitio para pernoctar.

Crítica de CeremoniasDesde que el hombre es hombre, y el mono es mono, han existidos las ceremonias.

Ceremonias hay para todo. Desde que uno nace, la vida se apresta llena de eventos protocolares para festinar cada uno de los putos momentos en que uno… vive.

El primero (en el caso de la gente de bien) es el bautizo. En el caso de los judíos, el Bar Mitzvah o Bat Mitzvah. Y en el caso de los pobres, la primera fumigación contra el liendre. En fin: El primer momento en que nuestros cuerpecillos de niño son expuestos a unjidas de aceites, inmersiones acuosas, circuncisiones y desparacitaciones en nombre de Dios, para que este nos proteja o, si nos morimos, algo de pompa tenga nuestro paseo terrenal.

De ahí en más se suceden otros tantos donde destacan por su caracter anual los cumpleaños que, a no ser que ud. sea testigo de Jehová, son la conmemoración de un año de vida más.

En ellos, somos sometidos al primer roce social con gente que no nos interesa ni conocemos en lo absoluto que acosa nuestros hogares con el fin de comer todo lo que pueda y hacer caca en nuestros baños, a cambio de regalos precarios como “calzoncillos”, “calcetines” o “gente en conserva”. Basura de no más de $1000 y que terminará siendo herencia para nuestros parientes pobres.

Pero a medida que uno envejece, la formalidad de las ceremonias comienza a tomar ribetes insospechados de complejidad, dulzor y barroquismo que, si bien en algunos casos me agrada (porque las ceremonias hacen que, de algún modo, la vida parezca que tiene valor), tienen el doble filo que pueden estar a cargo de seres despreciables que deberían perecer en el preciso momento en que se les encomienda o toman la misión de protagonizar aquel momento de máxima atención y absoluta expresión ceremonial hecha palabras: El discurso.

En mi vida he escuchado muchos discursos. En un 90% de los casos puedo decir con absoluta decepción que han sido un fiasco, donde el vergüenzajenómetro practicamente se desintegra y donde las ganar de morir de algún modo escandaloso inhundan el alma.

Yo entiendo que la mayoría de la gente sea estúpida. Es la norma. Y que no sepa hablar. O sea fome. Pero cuando a uno lo aquejan más de uno de esos males o todos, lo más sensato sería o renunciar al convite, o darse la paja de escribir algo relativamente decente y revisarlo una y otra vez o sencillamente dejar que alguien lo escriba y uno solo aprender a leerlo con algo de emoción así como para que si la gente se aburre olviden rápido el suceso.

Pero hay casos en donde el Hit discursivo es tan malo que no solo no pasan piola, sino que son una tortura, te cagan la onda, dan ganas de matar/se y se vuelven recuerdos imborrables de patetismo que nos acompañan hasta el día de nuestra muerte y quien sabe, más allá.

El problema es un mal que me persigue: Graduación básica, Funerales, Graduación Escolar, Funerales, Titulación, Funerales ¡¡¡SIEMPRE HAY UN CONCHASUMADRE DANDO JUGO POR LA REPUTA MADRE!!!

¡HUEONES, SI NO SABEN HABLAR, CÁLLENSE! NO SE LAS DEN DE POETAS, NI DE CHISTOSOS. ¡MÁTENSE CULIAOS!

Hablar en público es un arte y si no saben, ¡CALLEN, MUERAN O AMBAS!. Es como ir a la casa de la novia por primera vez, hacer caca en el baño, dejarlo hediondo Y QUE TODOS CACHEN. ¡ESO ES PECADO!

Estoy seguro que existe un lugar especial en el infierno pa’ esos pobres pelotudos que con su carencia de talento palabreril pagarán por el resto de la eternidad.

Porque como decía Fiodor Dostoievsky: “Una mala acción comienza donde termina el talento”.

¡PUTOS!

Comments

  1. Juajaujaau, no sé por qué mierda, se me vino a la cabeza mi santísimo matrimonio. XD!

    Todo tan regio en la hueá, y cuando empezaron los putos discursos, quedó la zorra… Todos recagaos de la risa, porque la porquería parecía cualquier cosa.

    “Ayyyyyy! Se ven tan lindos juntos”; “Sean felices para siempre”; “Es maravilloso ver el amor que se tienen”; “Ehmmm, Ahmmmm, Ehmmmm, no sé qué decir. Pero, estoy feliz por ustedes”.

    El broche de oro, lo puse yo: “Pásenlo bien huevones, coman harto y chupen hasta quedar como pico”.

    Ahí mismito me llegaron las miradas inquisidoras de mis “suegris” y mis “papis”, quienes con toda la dulzura del universo, me agarraron al rato y me subieron y me dejaron caer a chuchás, por ser tan grosera. HORRORSH!!!!

    En fin, los buenos deseos se fueron a la súper chucha, el “amor” no era tan grande, porque no duramos ni una hueá casados antes de separarnos la primera vez. Y todo se fue a la mismísima mierda.

    Pero sí, nunca olvidaré los célebres discursos de esa puta noche culiá.

    🙁

    PD: Memorable fue momento en que un colega de mi ex esposo, el cual andaba como zanja, le tiró a mi mamá -a rajatabla- en su vestido un vaso de bebida y quedó la zorra!!!!

    El discurso de disculpa del pobre culiao, fue de antología! 😀

    Jugoso reculiao.

    Ahí quedó el matrimonio culiao.

    CUECK!

  2. Odio los discursos. Es esa instancia en la cual la gente que te odia (y la que no tanto)se puede dar el lujo de reirse de ti. Además, siempre me dicen: ¿Me ayudai a escribir mi discurso (sea cual sea la situación de mierda que se les presenta)?
    Arrg!

    P.d:Yo no tuve ceremonia de iniciación a esta puta vida, llámese bautizo o whatever.

  3. Oye Cerdo, y lo más rebien que cantabas el himno de la Universidad de Chile en tu titulación..
    Te tengo identificao!!

    A too esto… FELICITACIONES!!

  4. Magistralosa: Eso te pasa por casarte con hueones!

    Francky: Puedes ir con la paz del señor.

    Camila: Paria!

    Emperatriz: Oh, la hueona espía!. Pero si te fijaste (sapa) cuando dieron los discursos, estaba cagado de la risa hablando con Kacsaka aguantando la vergüenza ajena. Y ojo, yo no dije que no me gusten las ceremonias, digo que odio como la gente CAGA las ceremonias con su falta de tino.

    Saludos ceremoniosos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *