Big Fat Jewish es un intento de ingeniero al que convencimos de que escribiera en este sitio con el fin de revindicar a la colonia judía, cosa que no ha dado mayores resultados. Publica en las columnas de The Critic y Cuentateste, por el momento.

Había sido musho. Rodrigo ya estaba empezando a cachar el mote y quería cortarla con toda esta hueaita.

TE VEIS TAN LINDOOOOOoo

Le dijo Laurita al Beto con todo su amor, mientras este gil no hallaba donde chuchas esconderse. “Esta wea no puede estar pasando”, era lo único que pensaba. “Así que lo conocis????”, inquirió de manera bastante poco amistosa nuestro vapuleado protagonista de esta saga.

SI!!! Nos conocimos una noche en el verano, todavía estoy enamorada de él, pero no sé si más enamorada de él que de ti

Recién entonces a Rodrigo le empezaron a surgir las primeras dudas sobre el estado mental de la loquita. “Acá hay una wea media rara”, pensó. En el intertanto, la muchacha dejó de pescarlo por completo mientras con sus pupilas llenas de amor contemplaba al buen Alberto, su otro macho recio que también le había dado……. todo su amor (por una sola noche).

“Ya, al fin se acabó esta wea, vámonos”, dijo Rodri mientras empezó a enfilar hacia la salida del establecimiento policial. “Aahh eh si, vamos”, alcanzó a balbucear el Beto antes que la maraga de Laurita dijera “Si… dónde hay una farmacia por aca cerca???”

Rodrigo quería puro cortarla con la wea. Por suerte en la esquina del frente había una así que mandaron a Laurita pa’lla y los dos muchachos se quedaron conversando afuera:

“oye weon esta maraca culia nos esta puro cagando, hay que despacharla rápido”, dijo con firmeza Rodrigo

Betito respiró aliviado al notar que su amigo no estaba en contra de él por haberse servido a la damisela también, sino que más bien quería mandarla a volar lejos pronto

“Sí weon, chao con esta culiá, mandémosla pal campo de vuelta nomas”, afirmó de paso sacándose el muerto de encima.

A esas alturas ambos cacharon que la huea de la supuesta paternidad era más mula que Piñera a favor del matrimonio gay. No se lo dijeron el uno al otro, pero era tácito. Se podía apreciar en el ambiente. Nadie lo decía de manera explícita pero los dos lo tenían absolutamente claro.

En ese momento, se miraron a los ojos y ambos cacharon que era matar o morir. Era LA oportunidad de elucubrar un plan para deshacerse por fin de aquella malvada.

OYE ya pos chiquillos, acompáñenme a comprar el test

“No, no lo hagamos acá. Vamos a tu casa, allá lo hacemos y le contamos a toda tu familia”, intervino Beto.

La seguridad con que se dio a entender el protagonista de otras míticas historias relatadas en este sitio, le hizo llenar de lágrimas los ojos a Laurita. “Mi héroe”, pensó ella mientras suspiraba como si el oxígeno de la atmósfera fuera a agotarse.

“Vamos altiro al terminal de buses y nos vamos pa Quilleco”, prosiguió con una seguridad no vista en mucho tiempo. Una vez llegados al terminal rodoviario, Beto mandó a Rodri a adquirir los tiquetes correspondientes, mientras él se hacía el lindo con la cabra.

Al poco rato retornó el protagonista original de esta saga, y le pasó los papelitos respectivos a cada uno en la mano. Mientras estaban en el anden, se besuqueaban y manoseaban como si el mundo fuera a acabarse. El trajin que Laurita estaba realizando sobre Betito no pasaba piola ante nadie y hasta los más tímidos tiraban las tallas que caían de cajón. “llé’eselo pa un motel pos mija”, “guarde con el manguaco no se lo vaya a cortar de tanto tirarselo”, “soy terrible caliente agila culia” eran solo los más  suaves comentarios ques se oían en aquel lugar.

Llegado el momento de abordar el bus, Laurita se había olvidado por completo de Rodrigo. A estas alturas resulta casi anecdótico el darse cuenta que la principal razón por la cual la lolita había venido hasta la gran capital, estaba siendo ignorada de manera absurda y humillante. Mas Rodrigo no lo sentía así. La cara de pena y frustración que ofrecía tenía algo de particular: sólo bastaba un poco de observación para notar que era más falsa que orgasmo de puta. En el fondo de su ser, no estaba acongojado, sino que más bien esperaba con ansias la salvación de tamaño hueveo al que había estado sometido.

Los dos tórtolos se subieron al bus cuando el chofer llamó a proceder. Rodrigo se quedó abajo. El plan estaba a punto de concretarse a la perfección. Rodrigo entonces comprendió que debía realizar su parte individual. Salió caminando del andén en dirección hacia la calle. Se paró en Alameda a la salida del terminal, a esperar.

En sólo 6 minutos, Beto ya estaba ahí también. “WEEEEEEEENA PERROOOOOOOOO , LA HICIMOS WEONOOOOO!!!!!”, le dijo Rodrigo a Beto. El plan había resultado a la perfección. No se veía ni por si acaso a la muchacha en aquel lugar. Como era menester celebrar el manso cacho del que se habían zafado, es que fueron a la fuente de soda mas cercana a ponerse unos tocomples y unas pilsen. En el lugar, estaba puesto el noticiario. Cuando ya iban por la tercera ronda de pilsen, era la hora del noticiario de rigor. La noticia con la que partió fue dura y les golpeó de lleno: Un bus acababa de siniestrarse en la ruta 5 sur. El destino: Quilleco. Una colisión múltiple era la noticia que acaparaba la atención de la audiencia. El resultado: ningún pasajero sobrevivió el accidente…

Comments

  1. puta el final culiao peeenca…

    si es cierto igual charcha, pero estaba la posiblidad de inventarle una final alternativo o algo asi …pal pico!

  2. Weón no puede ser final ql charcha loco… acaso todos los judíos escritores guionistas y directores terminan sus relatos de la manera mas mierda posible?
    Ahora falta o que el bus no era el de la maraca, o que la maraca en un espasmo de intelectualidad o de reflejo condicionado se bajó del bus pa ir a buscar al par de sacoweas.

    Teni pega segura en Hollywood wn.

  3. me pareció gracioso, pues me cagaste todos los finales posibles para mi… pasó desde una triste realidad de dos pobres weones a una tragedia fome (mejor hubiese muerto de cáncer tantos test que tomaba la maraca)…en fin

    saludos circuncidado!

  4. Yiaaaaaaaaa

    Te pgaste una maratón de telenovelas venezolanas?
    Ahora viene el capítulo donde la huasa los va a penar y les tira la diuca en las noches.

  5. Fome y penca la wea. Por último un “Ménage à trois” pa dejar más loca a la maraga!!

    Parecia respuesta de prueba cuando se te está acabando la hoja, tratas de resumir una enciclopedia en 3 lineas.
    podrias haber ido en el mismo bus con Laurita por penca.

    Animo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.