Miembro fundador de Andateala.com y presentador oficial del célebre podcast Digalocantando. Pésimo actor, gran director, utiliza las oficinas del sitio para pernoctar.

Pecho de Hombre

Antiguamente, las tetas estaban reservadas para las damicelas. Ellas gozaban portarlas ya que el poseer un buen par de ubres permitía ser carne tasante para acaudalados mercaderes que pagarían un buen dotes a sus padres para plantarles el paté, y así luego, con las mismas, más crecidas, amamantar a sus críos chupatetas.

Pero los tiempos cambian. Las familias ya no son así como antes, felices. Hoy la mujer y los hombres tienen los mismos derechos y oportunidades, cosa a la que nos oponemos rotúndamente pero, lamentablemente, nada podemos hacer, ya que no hay suficientes rifles en el mundo para controlar tanta peuca suelta.

Es esa misma igualdad en los derechos y oportunidades que ha hecho que hombres, cansados de la opresión femenina, hayan dejado crecer sus pechos para auto-erotizarse todos los días por las mañanas al despertar y mirarse al espejo, semi-recostados, como este gallardo varón, de belluda piel y frondosa cabellera que nos muestra lo que es ser macho, digno, pero moderno.

Una obra de la evolución.

Comments

  1. Chucha las tetas feas… Hasta las mías están mejorcitas :S

    Cachando la foto, el culiao quedó varado en el limbo de la definición sexual.

    Claramente, le hubiese ido mejor como mina al sacohuea.

    Pobre 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.