Miembro fundador de Andateala.com y presentador oficial del célebre podcast Digalocantando. Pésimo actor, gran director, utiliza las oficinas del sitio para pernoctar.

Hoy ha muerto Sandro, Sandro de América. Nosotros ya lo habíamos adelantado su muerte de manera profética hace algún tiempo, pero hoy es una realidad. De esas que duelen, como pasarse a llevar el prepucio con el cierre.

Sandro era de esos artistas que partió copiando para terminar siendo copiado hasta el cansancio.

Amante de Elvis, partió con Irigoytía cantando en boliches de mala muerte donde finalmente se haría conocido cantando boleros, tangos y cuanta hueá había en la época, pero también Rock.

Y en “Recreo Andrés” tomaría su nombre: Sandro.

En 1960 se lanza con “Sandro y Los de Fuego” y comienzan a hacer la misma mierda que la Nueva Ola en Chile: Españolizar célebres canciones de rock & roll anglosajón. Pero no se quedaría ahí, gracias a Dios.

De hecho, en un principio le apodaron “el Elvis criollo” debido a la similitud de sus movimientos pélvicos. Pero la “insinuación paquetona” les costaría ser censurados de “Sábados Circulares” unas semanas, hasta que el presentador amenazó con renunciar y ahí volvieron a las pistas televisivas.

De ahí en más, la figura de Sandro fué cobrando vida propia y ya en 1965 era un ídolo por si solo.

Hizo cuanta mierda le pusieron por delante, partiendo por esas películas horrorosas que lo único bueno que tenían era la música: La música de Sandro.

Pero mi compradre era como tonto para el carrete y para fumar, loq ue año tras año le fué pasando la cuenta hasta que necesitó un transplante de Corazón y Pulmón, del que no pudo sobrevivir.

Sin embargo, no porque te hallas muerto, morirás para nosotros.
Sandro amigo, tus estertores de la muerte nos acompañarán por siempre y algún día le contaremos a nuestros nietos que ese hueón que tenía convulsiones en el escenario no era un enfermito, sino un gran, gran artista del siglo XX.

Hasta siempre Sandro. Que en el cielo te espere un nutrido harén de prostitutas en torno a una grandiosa piscina con minibar al centro y donde los angelitos canten a gogó.

Te queremos.

BONUS TRAK: Sandro en Viña del Mar, 1975 mostrando el paquete.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *