Big Fat Jewish es un intento de ingeniero al que convencimos de que escribiera en este sitio con el fin de revindicar a la colonia judía, cosa que no ha dado mayores resultados. Publica en las columnas de The Critic y Cuentateste, por el momento.

“Ya… te digo… pero prométeme que no me vai a molestar”

Roberto accedió, Marce dudó un tanto. al final fue tanto hueveo que Rober empezó a molestarse. La mina finalmente la largó:

YA…. ES QUE….AYER LEI MI HOROSCOPO… Y DECIA QUE IBA A APARECER UN NUEVO AMOR, QUE IBA A CONOCER AL HOMBRE DE MI VIDA

Este hueon no lo podía creer. AÑOS de esfuerzo a punto de coronarse, a punto de culminar en gloria y majestad… miles de noches de sueños húmedos y califas a punto de recibir su carnal recompensa, todo arruinado…

“Y qué tanta hueá con eso?!”, le preguntó Rober indignado

ES QUE SIENTO COMO SI LO ESTUVIERA ENGAÑANDO… EN SERIO, NECESITO MIRAR HACIA ADELANTE, PARA PODER ENCONTRAR A ESE HOMBRE Y ENTREGARME POR COMPLETO A EL

“Ah claro y yo soy el que se tiene que quedar esperando verdad sapa culia?”, pensó Rober… pero una vez más se comió sus palabras.

ADEMÁS ANDO CON LA REGLA… así que igual mejor que no

Un chorrito de sangre, un poco de dolor uterino y una que otra alteración hormonal fueron suficiente material para derrotar un verdadero trabajo de joyería, porque claro, la excusa del horóscopo era demasiado como el pico como para tragársela… aunque igual le dio algo de crédito, después de todo la Marce nunca se ha caracterizado por ser muy brillante que digamos, y eso este muchacho lo tenía más que claro, no por nada notó que en la habitación de la lolita había algunos ejemplares de publicaciones literarias tan excelsas como “HORÓSCOPO CHINO DEL 200X”, “PREDICCIONES MAYAS 200X”,  “LO QUE DICEN LOS ASTROS”, y una edición especial de la revista Cosmopolitan que decía incluir un especial sobre cómo encontrar al hombre de tu vida este año que recién comenzaba.

Pero no era solo eso lo que amargaba el corazón de nuestro amigo: todo el tiempo invertido, la plata gastada, el tener que aguantar al saco weas del tal Negro por ene rato, el tener que andar a las parás de la mina toda la noche, el tener que recurrir a lo más selecto de su labia y tener que utilizar sus palabras con pinzas para no cagarla y por fin tener una oportunidad de pisar… todo eso a la basura. Su frustración era inconmensurable. Jamás en su vida había estado tan caliente como en ese momento, y sin poder hacer nada.

La sitaución era clara. Tenía dos opciones: seguir insistiendo o retirarse como un caballero y aguardar hasta la próxima oportunindad (que podía llegar en 5 años más, o quizás nunca). Si bien tal vez lo más sensato era lo segundo, este gil tenía su cordura cegada por la calentura.

No… eh, no me importa, en serio, a mí esas cosas me dan lo mismo… o sea, lo de la regla…

Le dijo, siendo algo mentirosillo, ya que a decir verdad nunca había intimado con una mujer estando ella en su período. “En serio?”, le preguntó Marce. “Sí, es verdad…” respondió sonriente Rober mientras acercaba su cara al calzón de la peuca. Sin embargo la advertencia de la lolita debió haber sido escuchado por el galán protagonista de esta historia, ya que ni bien estuvo a unos 10 cm de la prenda interior de la cabra, este weon sintió un hedor punzante que lo descompuso de inmediato: la mina estaba más hedionda que calzoncillo de payaso de micro. Rober se replegó inmediatamente y deicidió que era mejor dejarlo hasta ahí, para no cagarla y no perder todos los bonos que había ganado aquella noche para poder capitalizar en otra oportunidad. Total, ya tenía un buen plan para poder generar prontamente otra ocasión como esta.

– “Bueno, no importa, no te preocupís, te entiendo y si vai a estar incómoda (y yo también, culia hedionda) mejor no lo hagamos”, sentenció Rober

– “Ay… en serio? No te molesta? Pucha sorry por no haber podido hacerlo, pero en verdad es mejor así, además tu sabis lo importante que son pa mi el horóscopo y esas cosas”, replicó Marcela.

Rober se quedó durmiendo al lado de ella hasta el amanecer y luego se fue para su casa.

Al día siguiente se dedicó a reflexionar acerca de lo ocurrido. Cómo mierda pudo estar tan cerca y tan lejos a la vez, en tantas oportunidades durante toda la noche? Cómo pudo haberse dado vuelta la tortilla en tantas ocasiones durante toda la jornada? Sin duda había sido una montaña rusa de calentura y de emociones. Este weon había quedado tan caliente como jamás pensó que podía estar. Había alcanzado un nuevo status, había descubierto un nuevo nivel, era como el equivalente a un Super Sayayin nivel 666. “Esta wea no puede acabar acá”, concluyó luego de tanto pensar, para pasar finalmente a pegarse una macaca de proporciones bíblicas con la Marce en mente.

Pasaron así un par de dias, hasta que contándole de su drama cachamoroso al David, este weon le dijo “oiga perrito, yo me voy de vacaciones el jueves, te puedo pasar las llaves de mi depto y así te la podís llevar pa’lla si querís, y aprovechai de darle comida a mi gato y de pegarle una regada a las plantas… pero cambiai las sábanas después si conchetumare, no las quiero con ketchup a la vuelta”. Perfecto, era exactamente lo que necesitaba. Una tremenda coartada. “Y por qué este hueon no la invitaba a su casa o a un motel”, se preguntarán uds… la respuesta es porque la mina nunca accedía a ir a la casa de este hueon, ni tampoco respondía a las invitaciones explícitas para tener sexo. Por lo tanto esta era una buena opción.

Para el sábado siguiente, el Rober había invitado a la Marce a salir a tomarse alguna cosita. Habían pasado 3 semanas desde el fallido intento anterior, “así que si esta guliá nicagando anda de nuevo con la ruler y ya debe haberle salido alguna otra gueá en el horóscopo, como no le va a haber salido que le preste el mono al primer hueon que se le cruce nomas??”, pensó nuestro héroe. Pasó a buscar a la niña, y este weón estaba tan caliente, que su claridad mental se vio algo alterada: mientras cualquier hombre con dos dedos de frente primero la habría invitado a unos copetes así como para entrar en confianza,  y luego de eso la habría llevado al elegante y pomposo depto del David ubicado en el exclusivo sector de El Golf, este weon no se pudo aguantar tanto rato. En una maniobra de calidad galanterística más que cuestionable, de entrada le dijo “oye, pero antes que vayamos a tomar algo, tengo que pasar a la casa de un amigo, me acompañai?”

La Marce se vio algo confundida con los planes ofrecidos por su galan, no muy convencida aceptó, y pasó a preguntarle que por qué tenían que pasar ahí primero, intuyendo algo medio raro.

Es que este hueón se fue de vacaciones entonces tengo que pasar a darle comida a su gato

Mala volá. La mina claramente desconfiada acompañó a Roberto. Una vez dentro del depto, este hueón le dijo a la mina que se sentara y que se pusiera cómoda, mientras este hueón se demoraba mucho más de lo necesario en alimentar al animal, así como para estirar el chicle. Le ofreció algo de tomar, y la mina le pidió una cerveza. Por suerte el David había dejado un par en el refri. Una vez terminada la labor doméstica a la que Rober había ido, se sentó con un par de pilsen en el sillón junto a la Marece. Algo más distendido el ambiente, comenzaron a conversar, echar la talla y besuquearse. Al rato Rober estaba tirando las manos cual Martín Vargas, y la mina no oponía resistencia alguna. “Ahora si que si mierda!!!!” pensaba este hueón.

Al parecer la minoca había quedado terrible caliente de la última vez y quería concretar lo que en aquella ocasión no se materializó, porque la cosa le estaba saliendo inusitadamente fácil a Robertito, tanto así que nuevamente despertó sospechas en su mente, pero prefirió no darles crédito.

Luego que la cosa estuviera virando hacia una inminente relación sexual, Rober tomó a la Marce de la mano y se paró del sillón.

Qué? qué pasa?

Dijo la Marce. “Vamos pa la pieza”, le dijo Rober con una sonrisa de ancla en l’ocico que ni un cañonazo en los cocos se la quitaba, ya comenzando a saborear los frutos de tanto arduo trabajo y de tantos años de espera.

Ay, no, mejor quedémonos acá

Respondió la muchacha. “Querrá culiar en el sillón”, pensó para sí Rober, “bueno, no será tan terrible si se lo dejo al David con un poco de olor a raja… de ahí le paso un trapo al tapiz”

Ahm, bueno, ya…

Le dijo Rober, al paso que comenzaba a desvestirla. Sin embargo la Marce lo frenó en seco. “No, no es que no quiera ir pa la pieza, no quiero hacerlo”

– “Pero como?!?!?! Por qué!?!?!?!?!?!?!?!”

– “Porque no nomas…”

– “Noooo poh, pero por qué poh, no se, si no querís esta bien, pero al menos dame una razón, si mira como estábamos”

– “Porque no… y ya”

– “Pucha… yapos Marce, me preocupa, estai bien?”, a esas alturas terriblemente ofuscado. La hueá ya era como musho.

Marcela no respondió. Solamente se reincorporó y se arreglló sus ropas. Se paró del sillón, se volteó a mirar por la ventana y su semblante cambió radicalmente. Algo de pena se podía desprender de su expresión facial y podía intuirse que en cualquier momento podía romper en llanto. Rober se preocupó de verdad. Quizás la mina lo estaba puro manipulando, quizás estaba puro agarrándolo pa’l hueveo y jugando con su calentura sus emociones. Pero quizás de verdad la mina tenía un problema. Nuevamente Rober apeló a lo más conciliador de su manual, se dirigió donde la Marce y la abrazó mientras le hacía cariño en el pelo.

– “De verdad te pasa algo?”, le preguntó

– “Sí……. y sorry, pero no puedo hacerlo”, dijo Marcela

– “No, si no importa, eso no importa, a mí eso me da lo mismo (saaaaa), lo que me preocupa es si no estai bien tú”.

– “En serio te preocupa?”, le dijo la loca algo asombrada por tanta calentura comprensión expresada por su compañero de aventuras sexuales

– “Pero obvio po, cómo no me vai a importar?… cuéntame, qué onda?”

El silencio de la Marce permitió que este weón comenzó a pasarse todos los rollos del mundo por la cabeza. “La regla nicagando, le vino hace 3 semanas así que de nuevo no, a menos que sea una mentirosa reculiá… y si me está agarrando pa la paipa? demás que sí, si igual debe cachar que estoy verde por chiflármela, no creo que pase piola”. Así siguió elucubrando conjeturas y teorías sobre la negativa de Marcela para concretar el sacro acto del coito

– “Prefiero no contarte”.

Nicagando. Rober no había llegado hasta ese punto para conformarse con ello. NECESITABA una explicación decente.

– “No poh, mira como estai, como no me vai a contar? Si es algo grave, sabis que podís confiar en mi”

Se anotó un punto a su favor. Marce lo miró con su mejor cara de amor y le dijo “que eris lindo, por eso te quiero tanto, no se qué habría hecho todos estos años sin tí”. Sin duda que al Rober se le ocurrieron muchas respuestas para dicha afirmación, partiendo por un “no se voh pero yo me habría tenido que pajear pensando en otras weonas”, y otras ideas aún más flaites que es mejor no publicar. El abrazo que le dio Marce encendió aún mas las pasiones de Rober. Deseaba esa respuesta casi tanto como pisarse a esta mina.

– “Ya… te voy a contar… pero prométeme que no me vai a juzgar ni me vai a retar”.

– “Lo prometo”. Ni weon.

– “Ok…… ya… lo que pasa… ay”

– “Tranquila, dime nomas…”

– “Ya… lo que pasa, es que… ¿te acordai de la Xime, mi amiga?”

– “Sí… qué pasa con ella?”

– “No, con ella directamente nada… pero te acordai de su pololo?”

– “Sí, algo, creo que una vez lo ví en un carrete”, respondió Roberto, rogando que lo que Marcela estaba a punto de contarle, no fuera lo que él estaba pensando…

Comments

  1. Cuando terminé la segunda parte, la historia me tenía más bien contento y animado. Esta weá en cambio ya me empezó a dar un poco de pena.

    De todos modos, llévala por ahí, a lo mejor al final logras tener a un lector ahogándose en llanto.

    Si, a veces soy un masoca de mierda. 🙁

  2. Entonces mi hipótesis de que Marce era hombre fue refutada jajaja.
    Qué pasó ahora? está embarazada del pololo de su amiga?
    Sinceramente creo que Marce no quiere nada con Rober y punto.Que tenga más dignidad y se busque otra.

  3. Igual valoro a Rober: Es un hueón que lo da todo por pisarse a la mina a la cual le ha gastado demasiado esfuerzo por mucho tiempo sin recompenza alguna. Es caso como un trofeo moral.

    Pero puta la peuca bien reculiá.

    Saludos!, El Cerdo

  4. Momento hilarante…

    “…como no le va a haber salido que le preste el mono al primer hueon que se le cruce nomas….??”,

    jajajja… Deberian haber horoscopos así…

    Bien Judio…. por lo menos no esta guateando la Historia….

  5. por que no ayudan a ser bien planten arboles por que no hay mas seguridad por que no hay mas paz por que ehhh??? ……………………………………………………………………………….
    …………………………………………….por que contaminan por que no ayudan aser bien

  6. que maricona la marce wn!! pobre rober…lo bueno que el tipo es perseverante; aunque… 5 años!?!?CSM!!

    en fin…

    saludos robertit@s!!

  7. Judio de mierdaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    aaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Estoy verde con la weá de historia, igual sabes dejar en suspenso (puto).

  8. “Todas son maracas hasta q demuestren lo contrario” sabia sentencia…y marce no ha demostrado lo contrario, asi q si yo fuera Rober, la mandaria a inflar burros por el pico y me iria a chupar con amigos =)!

  9. Me gustan estas historias de sexo cohibido, de calenturas acumuladas,
    saludos al Rober (no hay nada weon mas esforzado que un hombre caliente) y a la Marce!

  10. “Sin embargo la advertencia de la lolita debió haber sido escuchado por el galán protagonista de esta historia, ya que ni bien estuvo a unos 10 cm de la prenda interior de la cabra, este weon sintió un hedor punzante que lo descompuso de inmediato: la mina estaba más hedionda que calzoncillo de payaso de micro.”

    jajaja que me rei con esto jajajajajaja xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *