En Chile, aunque el mundo no lo crea (y con razón) hay humor. Ahora, digamos que nuestro humor no es que digamos que bruto que brillante y excelso, pero es humor. Uno de mierda, por demás.

Solemos reirnos de la desgracia ajena: La vieja se va de hocico al piso y se le sale la placa, le dan convulsione sy se hace caca = risa. El niño va en su triciclo se le sale una rueda, choca con un árbol, se hace parir la cabeza con el maicillo = risa. En palabras simples: Somos unos conchasumadres.

Y así, en el mundo de los conchasumadres existen conchasumadres que hacen de esa característica su profesión.

Es el caso de Bombo Fica: Hiperventilado pobre junto a un bombo, sombrero, corbatín, zapatos, portaligas y guantes, todo de un esmerado color blanco quien en sus comienzos intentó de manera ilusa y con una cierta cuota de talento, hacernos reir con un su humor blanco.

No deja de ser curioso el hecho de su nombre artístico “Bombo” y su apellido “Fica” vayan de la mano. Da para interpretaciones, como que le den como “Bombo” por el “Fica”. Dudas místicas.

Han pasado los años y cada vez más acelerado y prostituyendo a su hijo como mini-bombo (pendejo infame que debió haber muerte apenas nació yq ue de seguro ahora es un proto-adolescente bueno para la macaca), pasó del humor blanco cándido y pueril de sus inicios al más desenfrenado y negro de los humores televisivamente posibles.

Claro, mantiene esa chispa de no-torrantería tipo Dino Gordillo o Dinamita Show donde un 90% de los chistes tienen chuchadas, lo cual le da un mérito. Poco, pero mérito: El Bombo es Fino.

Por eso te queremos bombo.
Pero igual, chupa el pico.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...