John Ass Brotha (Juan Carlos Silva) es un célebre negrito diseñador de la Chile. Por lo tanto, un tira piedras como pocos, que descarga su inagotable saco de mierda contra quienes le han causado malestar, pena, dolor o solo cometieron el error de existir. @jclatingangsta

Siempre hemos ido por la heterogeneidad cultural, es por lo mismo que tenemos a tanto saco e wea subiendo contenidos a este democrático sitio. Entre tanto hijo e puta, llegó a nosotros un buen día un sacerdote de la iglesia católica, con la idea clara de participar en Andateala.com.

Lo pensamos y dijimos: “si tenemos un judío, porque no tener otro aweonao”… y es así como adoptamos a José Miguel, el cura loquillo. Este pelado, nos sorprendió con su retórica y lo progresista de su discurso, por lo mismo hemos decidido darle una nueva y destacada sección en la página wes, “Pan Duro en tu camino”.

En pocos días disponible en Andateala.com

Comments

  1. Puta el viejo fleto hueón. “Leí a Corín Tellado y viejo, todavía se me para la coronta cuando leo esas apasionadas escenas en que se tomaban de las manos!”

    Con razón los cuicos son tan tontos.

    Saludos!, El Cerdo

  2. un destacado ejemplo del pensamiento democratico y liberal, tan propio y que destaca en la clase alta de nuestro pais, espero que gobiernen al pais para que mi hermano chico y el hijo de la preñá de mi tia no tengan que sufrir terribles lecturas, me cago en el realismo ruso

  3. Jajajaja, no hay que ser así muchachos… es cierto que Nietzsche es un poco vanguardista y loco para nuestros tiempos. No todos estamos preparados moralmente para leerlo.

    Popolovsky : Que te pasa con el realismo ruso?!

    Nariz Sangrante: Como un peo ninja.

  4. Pa mi que ese viejo ql se leyó toas las Conan y Cimoc que le llegaron a las manos y se apuñaló como pudo en sus tiempos de juventud y debido a ello estuvo apunto de caer en el pedofilismo homosexual…

    notable el final de ese reportaje cuando le preguntan al loco “Que opina de los ideales republicanos” memorable.

    viva Nietzche, Dostoyevski y el libro de la Pamela Jiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *