Big Fat Jewish es un intento de ingeniero al que convencimos de que escribiera en este sitio con el fin de revindicar a la colonia judía, cosa que no ha dado mayores resultados. Publica en las columnas de The Critic y Cuentateste, por el momento.

Todo hombre bien formado moral y sexualmente que se precie de tal, tiene una especial atracción por la lencería femenina.

A ninguno de nosotros nos da lo mismo cuando nos toca una cacha con una hembra vestida con lo más selecto de su ropa interior, sin duda es una ocasión especial que nos hace disfrutar aún más.

Es más, si nos remotamos a nuestra época de pendejos donde no existía internet, las revistas porno las vendían exclusivamente a los mayores de 18 y aún no se estrenaba el género televisivo de la “teleserie nocturna”, la única alternativa que tenía uno para poder observar lo más cercano posible a una mina en pelota, era algún catálogo de lencería femenina que eventualmente viniera con el diario.

Afortunadamente con el tiempo pudimos acceder a las películas porno pirateadas del Persa Bio Bio, a las primeras fotos de Pamela Anderson y Carmen Electra que circulaban por la incipiente internet de hace una década, y al cine premium de Chilevisión. Sin embargo Jonathan Marcelo al parecer no tuvo nada de eso, y se quedó pegado con la fantasía y la imaginación. Como además de fracasado, perdedor y saco weas, es pobre, tampoco dispone de dinero para ir a alguna tienda y adquirir prendas íntimas femeninas para satisfacer su entendible fetichismo, por lo que no tuvo más remedio que hurgar entre las cajas de ropa de su abuela (que vive de allegada con ellos en su pocilga periférica) para ver si encontraba algún preciado objeto.

Como podemos ver en esta imagen, lo logró, y helo aquí modelando con frescura y soltura de cuerpo esta lencería erótica que sin duda despertará las más húmedas pesadillas de todos nosotros…

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *