Xelo es un pelmazo inconsecuente, intento de bloguero, paranoico e histerico que intenta hacerse un huequito en este humilde sitio. Llega desde chuchunco city para contarnos sus afables y tristes aventuras por esta senda ancha y pedregosa llamada vida.


Las horas transcurren lentamente en este sucucho de mierda donde paso sentado todo el dia viendo feisbuk y paginas porno trabajo desde mediados del año pasado, no por necesidad económica como muchos pensarán. Tampoco porque sea un hijito de papa con falso espiritu de superación, sino que principalmente como consecuencia del hecho de comenzar a sentirme parásito, asi que me embarqué en esta aventura laboral que ha tenido tantos momentos buenos como malos…

Glorificando este espacio de descargo personal procedo a relatar mi experiencia: soy vendedor en una heladería, pastelería, amasandería, cafetería y las ías que se les ocurran, esta huevá de tienda lo tiene todo. Casi todo en realidad: lo que no tiene, es gente normal que venga a comprar, puesto que toda la shuperpomposidad de individuos que tengo el repelente desagrado de atender son del sector socio-económico alto de la ciudad… si señores lectores, trabajo en el barrio alto, de plaza italia p’arriba como diriamos el resto de los mortales, aunque por motivos obvios (y sanitarios, como se daran cuenta al transcurso de este desahogo) nicagando digo donde es no puedo triangularles mi posición actual.

Ustedes dirán “¿pero este hueas qué problema tendrá al atender, si es cosa de llegar, pedir, pagar e irse?”. Bueno, ahi está el meollo del asunto, si no fuera porque esta gente es mas indecisa que las rechuchas, no tendría que estar despegando el culo por más de media hora de mi asiento; en promedio una persona de clase media demora entre 5 y 7 minutos máximo en comprar lo que necesita, pero siendo que estas personas poseen mas recursos monetarios (y aferrandose a la indiscutible idea de que la plata lo compra todo) pueden pasar los 20 minutos sin tener puta idea de lo que quieren llevar…

A este local arriban viejos y viejas con plata, de esos que andan en sus Mercedes Benz o Audis del año, tener uno del año recien pasado es una rotería del porte de un buque pos’om, familias con cabellos de oro, niñas bien, Paris Hiltons en potencia, en fin, una fauna inigualable de gente de otro pelaje que llegan, se instalan frente al mostrador e inicia la incansable lucha por su pronta salida, con dialogos similares al siguiente:

Buenos dias caballero, mire, ando buscando canapés… es que sabe? hoy tengo un evento social la muerte! a ver, déjeme contar bien, viene la Toti, la Cleo, la Loló …hmmm… diria yo que con unos 200 estan bien… uuuy pero mire! tiene tortitas! qué rico, y yo a dieta! pero a los niños yo creo que le van a encantar! a veeeeeeeeeeeer, tiene de frambuesa, piña, naranja, chocolate…. mire sabe? cambie de opinión, no llevo los canapés pero si llevo la tortita, pero qué me dice usted? cree que me alcanzará si llevo solamente la torta para la trocalada de invitados que tengo? sabe que más! me llevo los canapé igual, asi sera mejor… no cree?

A lo que amablemente y con toda mi caballerosidad adquirida por los años y experiencia respondo:

Y por qué no mejor te decidis luego perra culiá!? voh creí que tengo too el dia pa atenderte a voh no mas chuchetumare tapaa en botox?! porque no vay y te metis los canapé en la zorra gila sapa reconchetumare? que wea teni en la cabeza que me vení a contar tus weas si yo ni te conozco aweoná! métete toa la wea en la zanfla a ver si te saca las telarañas perra sarnosa reculiá!!!

Si realmente hubiese tenido las agallas para contestarle asi a alguien, probablemente ahora no estaría escribiendo esto desde mi trabajo, en cambio de la sarta de insultos culiaos plausible respuesta de arriba, me limito a preparar mi venganza: procedo a retirarme a la parte de atras del local, me manoseo con poderoso ímpetu las partes mas sucias y depravadas de mi cuerpo (entiendase pene, manguaco, nutria, longaniza aparato reproductor masculino y hoyo, ano, beso de abuela, mascá de centella trasero), y paso a la siguiente fase…

Estrujo mis partes pudendas a más no poder, cosa de extraer lo máximo de su esencia masculina para impregnar el bocadillo selecto por la reculiá esta clienta. Ordeno los canapés con la gracia y la maestría de un artesano experto, para luego despacharlos con lo que probablemente será una diarrea segura por 2 días, mi venganza fue consumada con éxito… la perra indecisa clienta se retira satisfecha con su compra, probablemente quede aún más satisfecha cuando pruebe mis canapés especialmente elaborados, adoados y sazonados para ella, aunque no podré decir que volverá, tal vez los encuentre demasiado “salados” para su fino paladar…

Moraleja: si van a comprar a alguna pastelería de por ahí, por favor no exasperen al weas que los esta atendiendo, en una de esas se topan conmigo y me conocen desde otro punto de vista… y no se demoren más de 2 minutos en comprar… cambio y fuera.

Comments

  1. CTM!!! jajajaj estaré atento a donde voy a comprar (ya tengo algunas ideas del local a cual te refieres)…lo que si que tienes razón….no se como chucha las viejas culias se tardan tanto elegir una mierda… yo haría lo mismo que tu!!

    saludos canapes de pico!!

  2. ¿Y venden tortas como ésa? Porque si es así puedes enviarme un despacho… o mejor no… Lo que pasa, es que con la Mitzi vamos a hacer una despedida de solt…

  3. @Camila: por encargo, se puede hacer algo… digo sho, porque habria que llamar a la fabrica pa que te hagan una cuestion asi…
    o si no, simplemente te mandamos a cerdo (Y)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.