Crítica de Regionalistas | The Critic | Andateala.com

Búfalo es un cafiche de baja monta que vio en el tráfico de jarabe para la tos un negocio lucrativo. Luego de cumplir condena, deambula por las calles, bares y antros de su amada Capital, buscando donde generar un nuevo negocio y de paso observar el diario vivir de los mal paridos que viven en la misma ciudad. Hay pocas personas, más chantas que él, pero a pesar de todo, es una buena persona, pero con una manera distinta de decir las cosas.

Crítica de Regionalistas | The Critic | Andateala.com

Regionalistas, la plaga quejona que inunda la capital

Chile tiene una característica muy propia, más que el país, son sus habitantes quienes poseen dicha condición, que no es ajena a los regionalistas.

Sin ser un país federal, aunque hubo un tiempo hace dos siglos que se intento hacer, ni que se haya creado en base a la unión de varios países que en un momento decidieron ser solo una nación ya sea por decisión propio o impuesto a la fuerza, cada habitante defiende y se siente muy identificado con su lugar de nacimiento, se crea un sentimiento de pertenencia increíble, que no he visto en gente de otros países, al contrario, si a ellos les preguntan de donde vienen, dicen claramente su país y de ahí detallan la ciudad, el chileno es al revés y lo que es peor habla como si su ciudad, región o provincia es la mejor del mundo. Así son los regionalistas.

Esto se remarca aún más con la gente que no es de la Región Metropolitana, específicamente de Santiago, si ilusos, son 2 cosas distintas, estos weones además de hablar maravillas de su ciudad de origen, putean a la capital como la culpable de todos sus males, siempre terminando con la típica frase: “Santiago no es Chile”, pura basura de putos fracasados regionalistas de mierda.

La otra característica de estos engendros de la nación, es que cuando se vienen a la Capital, cual Carmela de San Rosendo, no saben más que hablar de su puta región ¡Giles! Y lo que es peor, cuando ven o conocen a un weón que viene de la misma zona ¡se mean! Lloran y empiezan a hablar de la ciudad tal como un par de ñoños hablan de consolas de video juegos como si al resto que se encuentran en ese momento les importara saber que la señora de la esquina les fiaba el pan o que los militares les llevaban el dentista que veía a toda la ciudad, se hacen amigos y les perdonan todos aunque sean el más conchadesumadre del mundo, simplemente por el hecho que son regionalistas como ellos ¡aweonados!, el caso más extremo y patético de ello son los weones que vienen de Magallanes que se ponen a modo de insignia, su bandera más fea que la chucha hasta en el culo, con tal de sentirse diferentes o ver si encuentran a otro weeta que la posea, algo muy común en Santiago. Lo más imbécil de todo esto es que estando donde estén putean a la ciudad que los recibe, comúnmente Santiago, diciendo que la odian que es un asco y si fuera por ellos se quedarían en donde nacieron, pero el “sistema” los trajo a donde están ahora.

Para que mienten hijos de puta! Todos saben que están en Santiago por que les gusta! Y saben que acá y no en su cagada de pueblo encontraran las oportunidades para surgir, yo si me encuentro con un santiaguino fuera de la capital no estoy ni ahí con saludarlo ni nada por el estilo, me importa una raja. Asuman ilusos que les gusta tener metro, locomoción toda la noche y no depender de que si el gobierno les envía un delegado para solucionar sus problemas o que a las 22:00 Hrs. no pase ni un puto bus que los pueda llevar al otro pueblo perdido que es su vecino y si tanto odian la capital váyanse! Total, ya somos muchos los que vivimos acá, así aprovechan de hacer surgir sus cagadas de ciudades y regiones que siendo sinceros, no sirven de mucho salvo entregarnos el dinero del cobre, y hasta ahí!

¡Regionalistas los culiaos! Mentira, utilizan esa frase weona porque no tienen la capacidad de adaptarse y encontrar algún tema de conversación y sentirse dentro de un grupo, dejen de andar paseando banderas weonas de las regiones en su ropa ¡si ya no están ahí! En pocas palabras, ser regionalista es ser ¡una puta mierda inadaptada!

Y si tanto extrañan sus cagadas de regiones y pueblos que con suerte tolero estar 1 o 2 semanas de vacaciones entregando parte de mi sueldo para que puedan subsistir hagan las mismas weas que hacen acá en Santiago, a ver si son capaces, eso si, sin culpar a los santiaguinos, regionalistas llorones!.

Deja un comentario o muere!