Búfalo es un cafiche de baja monta que vio en el tráfico de jarabe para la tos un negocio lucrativo. Luego de cumplir condena, deambula por las calles, bares y antros de su amada Capital, buscando donde generar un nuevo negocio y de paso observar el diario vivir de los mal paridos que viven en la misma ciudad. Hay pocas personas, más chantas que él, pero a pesar de todo, es una buena persona, pero con una manera distinta de decir las cosas.


Nuestra frondosa fauna delictual esta conformada por parásitos de no destacan por usar su intelecto ni menos del lenguaje para realizar robos y similares.

Este pobre espécimen es ejemplo de aquello y no es capaz de realizar una misera entrevista sin sacar de su cabeza sus deseos mas profundos (y que muchos compartimos, pero no lo demostramos todo el dia) por esa a veces prominente, pero traicionera parte del cuerpo femenino.

A lo hecho…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *