Distémper es un hijo de puta con serios problemas, aparte de arribista reculiao y pasao a caca. Al menos -algo es algo- no es shúper.

Enriqueta está con las patas bien abiertas y completamente en pelotas; son las tres de la mañana y grita a voz en cuello. Sus alaridos -también los míos- son oídos por los ocupantes de toda la residencia estudiantil y edificios vecinos. Es un momento intenso, por decir algo.

El problema, claro está, es que mi pololita no se encuentra precisamente dentro de la habitación. En un melodramático ataque de histeria, la muy orate ha trepado a la ventana y asoma su pilucha humanidad a vista y paciencia del vecindario que comienza a prender luces para contemplar el circense espectáculo. A lo lejos los testigos gritan “¡a la conchetumare!” y “¡agarra bien a la hueona que se va a tirar!”, pero lo hacen en la lengua del Dante porque estamos en Italia.

La escena, entonces, es la siguiente: aferrada a un par de precarios barrotes, Enriqueta cuelga al aire libre desde el sexto piso de un edificio a unos quince metros del pavimento. La gente que ilumina con linternas puede contemplar su poto pelao y escucharla chillar chilenismos como “¡me quiero moriiiiir hijoeputa culiaoooooargh!”. Yo, afirmado de un radiador, la aferro mientras me clava sus uñitas para cumplir su sueño de quedar hecha salsa boloñesa humana. Como es bastante más grande que yo, sencillamente no puedo hacer más que agarrarla. Alertados por los berridos, otros estudiantes golpean la puerta.

No es primera vez que mi noviecita protagoniza semejante payasada. Años atrás, en un hotelucho frente a la Plaza Sotomayor de Valparaíso, estuvo media hora parada en una cornisa tras destruir la pieza; sólo meses antes, también en Italia, pendió cual péndulo desde una terraza situada sobre la carretera. En esas ocasiones, al menos, tuvo la decencia de usar piyama.

¿Cómo llegamos a esta nueva experiencia vecina a la muerte? La noche previa -celosa pa’ variar- la chiquilla me lanzó un zapatazo con tal mala suerte que en vez de apuntare al pecho me dio de lleno en el ojo. “Soy tan tonto, me pegué en la puerta”, le he mentido a mis compañeros de curso cuando me preguntan por qué tengo la mitad de la cara en tinta. Iluso y ofendido, esa noche le he dicho que estoy hasta las masas de inventar hueás para proteger su buen nombre. Y tararín tararán, ha optado por suicidarse en un país extraño.

Así pasan diez, quince minutos. Resignado, ya imagino cómo será el proceso para repatriar un cadáver sin tener que subirme yo al avión con el féretro. Sin embargo, de pronto llegan los bomberos y comienzan a instalar una lona en el probable sitio del aterrizaje. El utensilio no será necesario: al ratito dos fornidos carabinieri echan abajo mi puerta, capturan a la chilena voladora y la cubren con una frazada para ocultar sus generosas presas. Duele decirlo, pero los muy sátrapas están cagados de la risa con nuestra telenovela.

Tras un carnaval de llantos, explicaciones idiotas y excusas surtidas, la fuerza policial se retira sin levantar cargos que hubieran significado para Enriqueta una inmediata deportación. A la mañana siguiente, la administración de la residencia nos comunica que debemos mandarnos a cambiar ipso facto.

Comments

  1. sera rica enriqueta?, sera buena pal manhuaco?, sera millonaria?, sera hija de piñera?, sera….. que chucha sera enriqueta para que tanto la soporte este mal parido?

  2. @vonrichter: Sera que Distémper es weon?

    Excelente oportunidad de desembarazarse de semejante “mina”(?). Yo que tu la hubiera soltado y mas encima le hubiera dado un empujon de ayuda para…..”hacer de este mundo cada dia un lugar mejor”

  3. Loco lei todas las historias y mi conclusión es….que tu polola es un encanto wn, la cago, si es tan adorable xDDD
    haha pegale una pata en la raja a la csm! que pare su wea, en vez de aguantar toas esas torturas qlias, patea a la weona, te va a sakacar la xuxa un par de veces mas pero de ahi la wea se corta igual, como podi ser tan aweonao, a mi una vez una mina q tuve me levanto la mano…y como dije recien UNA VEZ solamente, no le pegue ni nada, pero la wea e parar el atao altiro, xq sino lo haci, te pescan pal webeo el resto de la puta vida wn, ia eso noma nos vemos xao!

  4. Holailas:
    Aunque sean una manga de culiaos hijos de la gran perra, los quiero igual. Al que no entendió, yo no sigo hace ratito ya con Enriqueta. Simplemente estoy haciendo una remebranza de nuestro amol, aprovechando el inminente San Valentín.

    Sobre la foto, tengo toda la impresión de que la desafortunada joven ensartada habita en el más allá, pues todas las fotos de ese sitio infame son de cadáveres.

  5. Distémper: querís pololear conmigo?
    pa sacárte las reconchetumadre por aweonao..

    Tai igual que las minas que aguantan a la mierda de marido zángano y borracho, y que después cuando llegan los pacos, lo defienden, porque “él sabe lo que hace y tiene la razón” uuffff… Dios.. apiádate y llévatelos de una..

    PD: juraría que el weón de la foto es hombre, le veo los cocos..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *