Búfalo es un cafiche de baja monta que vio en el tráfico de jarabe para la tos un negocio lucrativo. Luego de cumplir condena, deambula por las calles, bares y antros de su amada Capital, buscando donde generar un nuevo negocio y de paso observar el diario vivir de los mal paridos que viven en la misma ciudad. Hay pocas personas, más chantas que él, pero a pesar de todo, es una buena persona, pero con una manera distinta de decir las cosas.

Nunca he comprendido a los Fans de artistas, no me refiero a quienes seguimos a bandas dentro de un concepto lógico o presentable de dignidad humana que no implique orines automáticos ni desmayos de maricón de la blondie, sino a aquellos simios que forman Fans Club y son capaces de asolearse por horas solo para ver a su ídolo a mas de 1 kilómetro haciendo un ademán de saludarlos, provocándoles una histeria casi orgásmica digna de convención evangélica.

A tal nivel llega el fanatismo, sobre todo de las clases sociales más bajas (dícese, lúmpen o saqueadores) que llegan al nivel de crear nuevos léxicos para poder comunicarse con los perdedores de su nivel.

El nacimiento de un nuevo concepto lingüístico. Ojo RAE.

Comentarios

  1. A todos los que opinaron arriba:

    No sean malos, las plastas flaites tambien tienen sentimientos…….los MEJOLES sentimientos!!

    🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.