La Monita Retrechera es la sensualidad y el porno que Andateala.comnecesitaba. Proveniente de las Antillas Holandesas, no deja que jamás se escape su presa. Curvilinea, sensual, cautivante y humilladora.

El sonido del timbre se escuchó todo lo firme y rígido que sus temblorosos dedos no eran capaces de transmitir. No se le podía culpar por ello, muchas mujeres se habían encontrado ya en igual situación de nerviosismo, o peor, al estar paradas frente a esa puerta, sabiendo que estan a tan poca distancia de aquel hombre inquietante y perturbador. Ese hombre que a través de sus artes es capaz de proporcionar el alivio corporal que miles de mujeres necesitan.

Pasaron algunos segundos, y nadie abría la puerta. Dudó. “Quizás será mejor que me vaya y vuelva otro día”, pensó para sí, intentando disfrazar su temor. En su subconciente, sabía que no estaba preparada para esto. Sin embargo la parte más racional de su agitado corazón la conminó a quedarse ahí y no irse. Después de todo, tenía claro que el estar tanto tiempo sin estar frente a frente con un hombre así, no era algo normal. No le hacía bien a ella. Era casi un atentado contra su cuerpo.

De pronto la puerta se abre, y aparece el personaje en cuestión: Rodolfo. Los 32 años mejor mantenidos que jamás había visto ella en toda su vida, recibiéndola con esa sonrisa radiante que cautivaba hasta a la más escéptica mujer, y le hacía recordar sobre su profesión, y lo maravillosamente bien que realizaba sus trabajos. Ninguna mujer se arrepentía después de ser recibida por él y recordar a qué era a lo que había ido a los aposentos de Rodolfo.

“Qué bueno que te atrasaste unos minutos, porque hace un rato estaba con la Paula, una mujer que se atiende conmigo hace más de 8 años, y que me tenía que contar algunas cosas de su vida. Como tú sabes que en este trabajo uno tiene que ser extremadamente caballeroso y delicado después de obrar, no pude sino sentarme al lado de ella para escucharla”

“Así que además de todo, es atento, comprensivo y sensible… si no trabajara con tantas mujeres, sin duda quisiera ser su esposa”, pensó para sus interiores ella, mientras Rodolfo preparaba el lugar para comenzar la sesión de la manera más agradable y confortable posible, pues aunque ninguno lo había dicho, ambos tenían completamente claro que lo que habría de ocurrir esa tarde sería extremadamente intenso…

-CONTINUARÁ-

Comments

  1. mmmmmm

    quiero no pensar en el final…….. pero se me nota algo predecible

    monita…. no me decepciones por favor

    esperaré con ansias el siguiente paso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *