Pobre.

SI la humillación de ser un gordo que se cree lolein no basta para que un hijo se avergüence de un padre, siempre es posible arruinarle la vida aun mas exponiendo tu falta de dignidad en frente de sus amigos diciendo:

«Hijo, yo soy entero de seco para el esqueiter, dejame enseñarte»

Y como, por arte de magia, el azar y el equilibrio se unen para destrozar la vida a Hary (ninguna relación con Ari), el pequeño hijo gordo de esta ballena hardcore, quien a su corta edad ya sabe lo que se siente no tener testículos debido al apetito incontrolable de su padre (quien no solo lo circuncida sino que le corta el pene y ademas lo castra socialmente con este arrebato de malabarista de la patineta).

Ahora Hary sufre de bulling y de noche se transviste.

Chaucha!

PD: mis ideas son inconexas… lo sé.

Comentarios

  1. Hay que ser bien hueón para -en vez de ensartarse el skate en el orto- tropezarse por media cuadra hasta ir a darse un hocicazo contra el auto.

    Como dice el comercial de chancho chino: «chanchito hoy, chanchito mañana, chanchito toda la semana».

  2. despues de romperse el hocico, el gordo deprimido, fue a comprarse 100 cajitas feliz al mc donals pa pasar las penas… totalmente decandente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.