Magistralosa, es un especímen con escasa sanidad mental, que ha vivido más que Matusalem y no le ha ganado a nadie. Dentro de todo, es winner y suele dejar la cagá con quien se le acerque. Acérrima defensora de los juegos clásicos de windows y fanática del dinero.

Martina y Martín

Después del grandioso evento casero, con mi esposo partimos a dejarle los efectos personales a Martín a la comisaría donde estaba detenido. Eso claro, porque Martina estaba “muy ocupada” con mi amigo Rolando a eso de las 9 am. Como obviamente no quisimos hablar con él para evitar los ataques a mansalva, dejamos todo a un carabinero cualquiera, y permitimos que él se hiciera cargo. Claro está que Martín, completamente desilusionado de su amorcito, no quiso ni verla en pintura por un largo tiempo.

Al cabo de 2 meses, Martina me llama:

“Amiga, no sabís ná, estoy tan ofendida por la culpa de ese chuchesumadre de Martín…”

“Qué pasó?”

“No era tan santo el hueón poh. Me enteré que tiene un hijo de 3 años, y convive con la mina; el hueón, mientras se acostaba conmigo, después se acostaba con la mina”

“NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!, me estai hueveando???? Conchemimare!”; “Y qué onda?, cuándo hablaste con él?” –Asombrada le pregunto-

“Me mandó un mail contándome hace como dos semanas, sacándome pica, así que fui a Buín a la comisaria a exigirle explicaciones, qué se cree el mono culiao?”; “Pero no sabís ná lo que pasó…”

En resultado, Martina fue a buscar respuestas a la comisaria y cuando la para el paco-portero, le consulta:

“Qué necesita señorita?”

“Vengo a hablar con el Teniente Martín Peñaloza”

“Él no se encuentra, quién lo busca?”

“Su polola”

“Su polola?, pero si mi teniente pololea con la Laurita” –Cahuineando el paco-

“Y quién es ‘Laurita’?” –Preguntando con sarcasmo la Martina, si ella sabe que la mujer que vive con Martín, se llama Pamela.-

“La chica de nuestro casino”

Llorando, Martina se da media vuelta, burlada, frustrada sin comprender qué chucha pasaba, y sin pensarlo dos veces, llama a Martín para psicopatearlo:

“Maricón reculiao, así que con una tal ‘Laurita’?, O sea, aparte de la culiá de la Pamela, tenís a una ordinaria del casino?, ah no, si me vai a cagar, cágame con una hueá decente!”

“Martina, quién te dijo eso?, ná que ver, hablemos el Domingo, juntémonos y conversemos.”

“No hueón, me las vai a pagar!, te lo juro! Hijo de puta, mal nacido!”

“Martina, cálmate por favor, no es así!” –Pide tranquilidad Martín.-

Desesperada, me llama para que ideemos un plan de venganza contra el infeliz:

“Quiero que me acompañís a la comisaría, porque esta hueá no se va a quedar así. Voy a ir a hablar con la fea culiá, y si se pone hueona, le voy a sacar la mierda.”

“En la comisaría?” –Escandalizada, le consulto-

“Claro poh, ná de hueás, maraca culiá, me las tiene que pagar”

Nuevamente me convence y, obediente, parto a la comisaria con ella un día viernes.

Al llegar al hermoso caserón verde con blanco, preguntamos por Martín. Amablemente nos informan que el teniente está “ocupado” y que tenemos que esperar. Martina con su sed de venganza, se escurre de la vista de los policías y parte al interior de la comisaría.

“Laura! Sal de ahí hueona! No te hagai la lesa, soy la polola de Martín!” –Hasta afuera la escucho como grita-

Para qué les voy a contar la vergüenza extrema que sentí, y la tremenda zorra que quedó al interior de la comisaría. Martín al escuchar los chiflados gritos de su ex mujercita, sale como cohete a calmar a la vesánica Martina y a evitar la muerte inminente de Laurita, a patás en la raja y combos en el hocico.

“De esta no te librai hueona! Ya vai a ver ya!” –Amenazando a su rival, Laurita.-

A los 3 segundos, la Martina venía con 4 pacos arrastrándola hacia la salida, y el Martín detrás de ellos, quien, cuando me ve, me insulta de la peor manera conocida:

“Zorra, le tapai todas las hueás a esta maraca, y más encima le comprai sus estupideces!, ándate de acá, maraca de mierda!” –Me grita amorosamente Martín.-

El resto de pacos dentro, cagados de la risa y nosotras afuera ya, con la Martina totalmente descontrolada, llorando a mares, cuando Martín se acerca a nuestro auto:

“Hueona, qué te dije?, no entendís castellano?, el domingo nos juntamos porque estoy franco, nos vamos a tomar algo y hablamos la hueá.”, “Cómo chucha se te ocurre venir a dejar la cagá a mi trabajo?”; “Estai loca, culiá, en serio”.

“Maricón!” –Fue la única respuesta que le dio Martina, antes de irnos cagando.

Como no hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague, el domingo llegó y la hora de la reunión era a las 19°° hrs. Como la Martina era un alma en pena, fuimos por ahí a ver una película, a comer algo y tomarnos un copetito piola. El punto era dejarla intacta en su cita con Martín a las 19°° hrs. En un bar de Manuel Montt.

A las 18°° hrs. Emprendimos rumbo al barsucho, llegando ahí tipín 18:30. Increíblemente, Martín estaba con una mina beso y beso. La Martina, quien no pudo creer lo que estaba viendo, se acercó con toda la intención de cometer doble homicidio, sin pensar siquiera en sus tres críos malformados.

“Y quién esta maraca culiá?!?!?!?!” –Sin ni decir “hola”-

“Lauri, tranquila!” –Martín, calmando a la noviecita de turno, quien casi se mea al ver tal actitud-

“Así que voh soy la Laura, fea culiá, ven pa acá hueona!” –Pescándola de un ala y llevándosela al baño.-

Martín no pudo parar el horrendo acto de violencia, y cuando me ve, además de echarme un par de puteás, me pide que vaya a ver “qué está pasando en el baño”.

Como a mí también me gusta el hueveo, partí rapidito a cachar lo que pasaba. Entré al baño y lo único que escuchaba eran gritos y palmetazos, cuando escucho de la boca de Laura un ruego clemencial:

“Hueona, no me peguís más, me sacaste sangre… Snif.”

La gente del bar, estaba con ataque pidiendo que se retiraran del lugar, que iban a llamar a Carabineros si no paraban el escándalo.

“Ya vamos a salir!” –Grita Martina, quien tenía a Laura, encerrá en un baño-

Yo, preferí salir a la terraza y huir de ese show punga.

“Qué pasó?” –Me pregunta Martín-

“No sé, tienen la pura cagá las dos adentro. Van a llamar a los pacos… Sabís qué, yo me voy. Dile a la Martina que me llame.”

Martina, me llama el día Lunes a las 13°° hrs. Y me cuenta:

“Bueno, después de que le mandé un par de charchazos a la mina, me pedía que no le hicera nada más y se puso a llorar, a mí me dio pena, hueona!, en serio!, así que la abracé pa que se calmara. La Lauri, no sé qué hueá le dio, y me empezó a acariciar las piernas, y como nunca, no me lo vai a creer, me calenté… Hueona, fue bacán, mejor que cualquier hueón.  La paré y nos besamos, nos apoyamos emocionalmente y nos sentimos hueonas de andar con el Martín, así que nos fuimos del bar, y salimos a encarar al paco culiao. Íbamos de la mano, care raja; el hueón no sabía qué chucha hacer y nos dejó tirás, pero antes, nos tiró 10 lucas y nos gritó:

‘Maracas culiás, váyanse a un motel poh!’

Y como este culiao es tan hueón, nos dio una tremenda idea. Pescamos el auto y partimos a un motel.”

“AMIGA, ME ENAMORÉ, LA LAURITA ES TAN LINDA!!!!”

Y así, las dos lesbianas de mierda, pololearon todo lo que se llama dos semanas, antes de mandarse a la reverenda chucha, porque una mujer eternamente buena pal pico, es solamente “PICURIOSA”

FIN

*NOTA: Imagen aportada por Búfalo, el más picurioso de todos.

Comments

  1. Shiquillos lindos y señorita Rita Lynda, como saben, esta historia es 100% real. Es una historia rasca, humillante y avergonzante, pero real al fin y al cabo. Aunque ustedes no lo crean, Martina es una muchacha muy decente, -buena pal pico- pero decente.

    En fin…

    @Rita_Lyn: Preciosa sabor a manjar, y tengo historias peores con ella. Merece Bala! por arruinar mi existencia.

    @narch: Bonito sabor a miel, el medio final? El medio pico en el ojo pal paco culiao!

    @Cerdis: Rosadito sabor a lechón Súper, la Martina se realiza chequeos e inspecciones sanitarias cada dos semanas, es justo y necesario. XD

    @Jot@: Monito culiadito sabor a ZAFRADA, qué chucha significa: “sefraudo”? AH? GRRRRRRRR!

    Pero bueh, Martina morirá pronto, lo presiento.

    Los adoro, putazos!

  2. OSOM!!!! Tremendo final!… al paco lo deben haber agarrao pal weeo hasta el dia de hoy en la comisaria!!..jajaj…
    Esto me da a entender, que los pacos (aparte de tener tetas) tienen la tula chica? por eso necesitan tener una luma? (como proyeccion falica), habrá seguido pidiendo sandichs en el casino con harta mostaza?… bueh..será otro misterio sin resolver, de … “misterios sin resolver”?!?

  3. Queridos e inteligentes niños que leen esta porquería de sitio y a su humilde servidora; los pacos están en la cúspide de la pirámide alimenticia, son una mierda, pero una mierda necesaria para darle sabor a la vida. Sin más que agregar, les daré mi reconocimiento amoroso.

    @Francisca: Nena, la ídola acá, es la Martina, yo soy sólo una trasmisora de un ejemplo de vida y ejemplo de mujer!

    APLAUDO DE PIE!

    @narch: Lolo, cumshot en el hocico pa la bestia de verde!

    @Melito: Mijo, Kubrick me aprendió a mí. (H)

    @Moni: Peshosha, gracias!

    @iL puño di fuego: Bonito, Dos patás en la raja para usted!

    PD: Como dice Infinito Channel, “Realidad que supera la ficción”

    @Er Chucu: El paco está internado en una clínica psiquiátrica por desordenes alimenticios y depresión ansiosa reactiva. Cuando pasó todo esto, se dedicó a comer como chancho. Al engordar como vaca, no le entraba ningún uniforme existente en el mercado verde y la policía no estuvo de acuerdo en mandar a fabricar un traje especial a USA donde los pacos pesan en promedio 240 kilos, así que la institución le dio de baja. Hoy es un lindo recuerdo en la Revista de Carabineros, y su historia se comenta como leyenda urbana.

    Hoy, Martín no sólo come sandwichs con mostaza, tambien, come caca y mocos. XD

    Me despido con amor compulsivo, Magistralosa.

    😀

  4. Woooo… ¡Espectacular! Que se vaya Distemper, weón! Escribe tu en adulto fome, Linda Magi! Pulenta la historia :D.
    En realidad, igual es bueno variars :S.

  5. Amorosos hijos de la gran puta, hoy ando muy feliz, así que recibirán el mayor amor de mi parte.

    @and3 y @Camilita: Shiquillos, los uno, porque en realidad Distémper tiene su columna sagrada. La hueá se llama “Adulto Fome” y es claramente para él. Déjenme basurear en otros lados, para que lo que le pertenece no pierda el espíritu. Cuando se retire de la página, me haré cargo. XD

    Nada más que agregar.

    Ah sí! Los quiero <3

    @Jot@: ANALFABETO!

    @Pzero: Gracias, gracias. Un Pollo en la cara pa voh!

    @radioactivo: Sexy? Asco! Te quero. Awwwww!

    En un futuro, les traeré la magnífica historia de una pareja como el pico: Adrián y Malena. Del terror también. IMPERDIBLE!

    Juajauajua.

    Gurnair!

    Másquenla.

  6. Es que sabis que? RE-CAGARME de la risa es poco decir weón!! que hostorias tan buenas y la manera de expresarse a lo buen chileno te la encargoo!!

    GENIAAAAALLL!!!

    Ya, éso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *