Distémper es un hijo de puta con serios problemas, aparte de arribista reculiao y pasao a caca. Al menos -algo es algo- no es shúper.

Europeos de mierda, ¡quiero irme a mi casaaaaagh!”. En un patriótico ataque de mariconeo, chillo desaforado en la vereda de una mugrienta calle madrileña; los transeúntes ebrios me miran con lástima y/o asco y/o desdén.

Yazgo en el suelo luego de que el chimpancé de la discoteca me ha pegado so patada voladora; la sangre cae como cascada de la jeta, la cabeza me palpita y mi orgullo desciende igual como Caupolicán solía deslizarse por el palo ensebado. Maruja, mi eventual compañera de marcha, solloza histérica en un rincón. Mis cochinos planes románticos para esa noche se han ido al demonio: en mi catastrófico estado, no podría seducir ni a una prostituta senegalesa en temporada baja. Balbuceo una venganza, la que por cierto jamás cumpliré: con cueva al bruto fisicoculturista podría morderle una bola y arrancar antes de que me mate.

Ya, levántate y deja de quejarte, jolines”, ordena Marta, la amiga enojona de la linda Marujita. “Mañana denunciaremos a este animal en la oficina de protección al inmigrante, esto no quedará así”, promete. Ipso facto, me pesca de un ala y anuncia que ningún simio nos arruinará la noche: en cosa de minutos estamos instalados en un gigantesco galpón donde cientos de coños mueven la patita al ritmo de versiones punchi-punchi del Dúo Dinámico, Camarón de la Isla y Mägo de Oz. Los españoles, entre paréntesis, tienen el gusto musical en el recto.

En el baño del antro me contemplo el rostro; el labio superior, hinchado como prieta, me asemeja a los tiernos caníbales de Condorito. Ya me veo haciendo fila al día siguiente junto a un grotesco Babel de peluqueros talibanes, camboyanas con ciática y peruanos albinos: raquítico, miserable y humillado, estoy dejando el buen nombre de Chile por el subsuelo.

De regreso a la pista de baile, veo con tristeza cómo Marujita charla animadamente con un amiguete; Marta -bastante más porfiadita de cara- me espera con una inesperada sonrisa de oreja a oreja. Avergonzada por el racismo de sus compatriotas, me atiende como rey: en cristiano, me hace tragar copete hasta intoxicarme. “Me molas mogollón”, me susurra la cuatro-ojos; mientras estamos en pleno dancing, decido que igual, por qué no, de más, si no es tan fea tampoco…

Así llegamos al amanecer: el tontorrón Distémper y la samaritana Marta figuran solos en una bocacalle hablando huevadas. La hinchazón ya se ha desvanecido y sólo me abruman unas incontenibles ganas de mear. Lleno de juvenil alegría, desaguo la vejiga en un cajero automático y regreso al lugar de los hechos, decidido a concretar mi canallada. Por fin mi maldición, Enriqueta, será historia.

Pero me baja el sentimiento de culpa. ¿Cómo chucha voy a botar a la basura cuatro años de pololeo por servirme a una diabla que apenas conozco? En un ataque de imbecilidad, le confieso a Marta que mi novia me aguarda en Chile. “¿Y qué coño me importa? Mi novio peruano también me espera en Pamplona, gilipollas”, retruca. Acto seguido, me chanta un ósculo en el hocico.

(Continuará)

Comments

  1. Eris entero de weon pa que le decis ke tenis mina si la weona estaba en la misma, mas encima con un peruano jaujaujaujaujaa…. anda a lavarte el hocico mejor… te chanya un osculo =)

  2. puta…por fin algo…bueno es “una peor es nada” pero es algo al fin de al cabo (todas las mujeres son iguales si miras por donde….ja!)
    pero no sé porque (debe ser la costumbre de leer tus historias) algo ridícula y tristemente algo te ha de suceder (por lo cual me cagaré de la risa)… ósculo ósculo que te den por….

    Saludos gilipollas!!!

  3. no se por que chucha te sigo leyendo….ME ABURRROO!!!…..

    PD: desde cuando hay oficina de proteccion de inmigrantes en Madrid? ….tay cagaooo….

  4. apuesto que la mina tiene pena y/o gonorrea o sida o alguna wea muy tragica que te impida shantarle la presa y seguir siendo el mas cagao de la vida, soy una finura, gracias

  5. #
    Er Chucu expresó sus irrelevantes cavilaciones en Abril 15, 2010 | Enlace Permanente

    no se por que chucha te sigo leyendo….ME ABURRROO!!!…..

    PD: desde cuando hay oficina de proteccion de inmigrantes en Madrid? ….tay cagaooo….

    ————
    Existe desde que la fea española se lo queria manda al pecho, asi de chilena mi definición.
    Puta, si no te la tiras te busco!!!

  6. ” versiones punchi-punchi del Dúo Dinámico, Camarón de la Isla y Mägo de Oz ” –> es que me tay webeandooo?? :S

    En todo caso está buenaa, esperaré la segunda parte..jeje

    Los españoles me caen como culus…

  7. Estoy absolutamente seguro de que Marta era mujer, creo. Si he de describirla de alguna manera, diré que se parecía a María Antonieta Saa, pero joven (?).

    En cuanto a la música, ese año el hit eran los remixes de Nino Bravo, disco producido y auspiciado por Movistar, y no es talla: así de putos son los españoles.

    Y gracias a todos por sus lindas palabras, reconchesumadres hijos de la gran puta. Y al que no le guste, que me la chupe. Punto.

  8. Después de encontrar este antro virtual y leer cada una de las historias de Distémper, estoy absolutamente convencida que se terminó cansando con la Enriqueta porque la weona lo boxeó cuando intentó decirle que no estaba seguro de querer contraer el sagrado vínculo…

    Igual me he recagao de la risa leyéndote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *