El manejar un vehículo no es algo que se deba tomar a la ligera, menos en un país donde abunda la gente inculta, que no diferencia un semáforo de una cabra como Pakistán o Bolivia.

Por esto la educación estricta cumple un rol fundamental para la prevención y el correcto desempeño de una persona frente al volante. Desde las céntricas calles de Karachi, nos llegan las lecciones de Ustad Ali Kahn, un educador con vocación. Quien con dulzura y profesionalismo, te volteará la cara a madrazos si lo haces mal.

La letra con sangre, entra.

Comentarios

  1. «un país donde abunda la gente inculta, que no diferencia un semáforo de una cabra»…….

    Y en Chile como somos tan cultos, sobre todo los santiaguinos!

    :O

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.