Big Fat Jewish es un intento de ingeniero al que convencimos de que escribiera en este sitio con el fin de revindicar a la colonia judía, cosa que no ha dado mayores resultados. Publica en las columnas de The Critic y Cuentateste, por el momento.

Centello Soto sale a Bailar
Increible. Era tercera vez en su vida que una mina se le acercaba a Centello a hablarle por iniciativa propia, y no para preguntarle la hora, pedirle plata o asaltarlo.

No es que la muchacha tuviera algún tipo de interés o atracción hacia él, todo lo contrario, lo encontraba despreciable desde la primera vez que cruzaron palabra. Sin embargo no pudo ser un poco menos emocional en el momento en que Centello le alejó a Jossenny al Aguja de sus tetas y se le salió aquella invitación sin sentido alguno, producto de la adrenalina del peligro latente (y de tener que sentir el tufo culiao pestilente de Soto en pleno rostro)

EEEEHHH EEEE…. AAAA….. EEEE….

Mientras intentaba balbucear algo, la chiquilla no alcanzó a retractarse, cuando el inesperado héroe la interrumpió bramando

AAAAHHH AAHH EEEE… JIJIJIJIJ AAAAAAAIIIIIIJIJIJIJIIII….. YAPO… CUANDO???

Cagó. Calzada

EL SÁBADO NOMAS POH

La cita estaba concertada. Sí señores, tal como lo leen, una mina invitó a bailar al loser de Centello Soto. Todo por soltar unas moneas y hacerse el héroe con un tuzón

Esto si que era un completo hito en la vida de este gil. Era de hecho la oportunidad de oro para por primera vez ir a una disco y bailar con una mina que no fuera su prima. Pero, ¿quién era esta mina?

La Jossenny era una vecina de Centello. Vivían en el mismo block y si no fuera porque la vez en que Centello se hizo famoso teniendo que pernoctar durante 3 noches seguidas en el pasillo hasta que encontró su llave, esta chusca (porque eso nomas era, una pelandusca de aquellas) jamás habría reparado en la existencia de ese ser.

Llegado el día del evento, este tontorrón se junta con la mina en la plaza, que resultó llegar con un piño más o menos de weones: en total eran 4 hombres y 4 mujeres (aparte de la Jossenny, estaban la Katiusca, la Priscilla y Betzabet), distribución estratégicamente definida así para que ninguna lola tuviera que bailar con Centello, ni alguno de los muchachos se quedara sin su respectiva pierna, pero el huésped de honor de dicha noche jamás lo notó

Partieron todos los gueones juntos camino a una disco más flaite que la cresta en Bella, por supuesto que ignorando desde el primer minuto a CS. Entraron todos juntos al recinto, y adentro todos fueron a buscar sus bebestibles de rigor. Una vez que ya le hubieren puesto a todas las pistolas que deseaban ingerir para entrar en onda comenzó el bailoteo, una vez más con nuestro protagonista en tercer plano y teniendo menos protagonismo que diario de izquierda, pero jurando que estaba bailando con 4 minas a la vez (las cuales estaba demarcadamente cada una con su respectivo).

Pero todo este panorama desastroso para Centello comenzaría a cambiar toda vez que en un momento, el Pepe se encuentra en el lugar con una peuca que se estaba comiendo hace algún tiempo. Desde luego que se fue con ella dejando el grupo impar. Excelente! Era exactamente la oportunidad que este tarado necesitaba. Y vaya que lo aprovechó. Pero no fue por su galantería. Una de las chiquillas, al notar la situación, no pudo sino conmoverse del perdedor e ir a bailar con él. Pero tampoco lo hizo de tan bueno corazón, sino que más que nada porque la pobre mina estaba más cocia que la cresta. Y por ende estaba caliente. Lo suficiente como para ofrecerse a ese indigno ente.

Centello no podía creer su suerte. Los gestos eran evidentes y la lola demostraba de la manera más elocuente posible, que tenía pretensiones perversas y lujuriosas con su bailarín de turno

“Y DE AONDE LE VAMOS A CREER A ESTE WEONO QUE ES VERDAD QUE ESTE GIL SE IBA A COMER A UNA MINA???”

Se preguntarán Uds. Lo que pasa es que en realidad la mina era más fea que el forro ‘e la tula. Mala. Muy mala. Pésima- Y gorda. Era tan mala que los propios amigos hacían apuestas poniendo como castigo para el rival, tener que agarrarse a ese esperpento.

Sin embargo si miramos la situación desde fuera, la mina no era por tanto la peor opción. De partida era la Priscilla, la única mina que no tenía nombre de espía soviética, y además de todas era la que tenía el pelo menos seboso (la Katiuska parecía que en vez de pelo tenía huinchas de mortadela) y era la que tenía menos pinta de madre soltera (bueno al final supimos que igual lo era), aunque su penetrante olor a Coral hiciera pensar lo contrario.

La mina se rajó con un par de copetes pa Centello, y cuando los dos estaban más doblaos que desagüe de lavaplatos, decidieron que era hora de irse pa la casa y no a dormir. A la salida tomaron una micro y así se fueron camino al marginal hogar de Soto. Ni bien arriba del transporte público, la Priscilla le mandó un agarrón en el paquete que casi le corta un coco, puta la mina de entrada demostró que era entera de guarra

Una vez que se bajaron, la fulana ésta agarra a Centello y se lo lleva pa un callejón. Este otro weon no lo piensa dos veces y tira las manos nomas, a agarrarle derechito el glúteo zurdo a la loquita, y con qué se encuentra… una desagradable sorpresa que mataría por completo el momento. La lolita se había tirado recién un peo, y le había salido entero de caldúo. A él no le importaba tener “toa la mano embetuná de manjar” (sic) y quería seguir en la faena, pero la cabrita le dijo que mejor se fueran rápido. Obviamente ella caminando como pingüino de manera evidente para evitar el escurrimiento.

Una vez en la casa, la loca fue directamente al baño. De ahí al lavadero. Y finalmente, en lugar de irse a dormir con Centello, ni siquiera se fue a dormir a un sillón en el living: cachó que la Jossenny ya había llegado y se fue a dormir donde ella, sin siquiera despedirse de Soto, perdiendo este último toda chance de haber triunfado con una mina y cortar la racha negativa que ya se extendía por una cantidad increible de tiempo…

Comments

  1. jajajaa pobree centello, nada le resulta, lo que me intriga es como, gordo judío, sabes tan bien la historia…en fin

    saludos centellantes!

  2. “juanito y nariz sangrante: chupenlo (sic) ” (sic)
    sigue estando mal usado, judio iletrado

    pd: centello es el fiel reflejo de los peor del mundo: loser y más encima pobre. Cago el weon, deberia vender sus organos

  3. Shiquillos, disfruten como yo, las historias de BFJ

    Yo me cago de la risa.

    Cada uno con sus temáticas. Punto.

    CHÚPENLO, PUTOS COME CACA!

    Con respeto a BFJ y con amor al resto de hueonaje,

    Magistralosa.

    😀

  4. Soy un simple peon mas en este ajedrez llamado vida…a quien le gusta la critica social!…por lo mismo te critico y valis callampa como escritor…en consecuencia Magistral debe volver y tu desaparecer, por que la pluma no es tu mejor aliada, disculpando la agudez de mi comentario…
    atte
    adrian!

  5. torre expresó sus irrelevantes cavilaciones….
    “Soy un simple peon mas en este ajedrez llamado vida…” (sic)

    la wea marica…..

  6. centello pidete una vasectomia,hijo de la mega puta.torre para de ser tan hueco intentaste escribir poesia y te salio como la callampa tambien haste una vasectomia.

    torre = centello soto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.