Magistralosa, es un especímen con escasa sanidad mental, que ha vivido más que Matusalem y no le ha ganado a nadie. Dentro de todo, es winner y suele dejar la cagá con quien se le acerque. Acérrima defensora de los juegos clásicos de windows y fanática del dinero.

Segura? Seguritamente!Una de las más clásicas realidades de los adultos, es que deben mantener responsabilidades bastante desagradables. Entre ellas, el pago de mantención de cuentas corrientes y tarjetas de crédito, ya que, a no ser que seamos hijos divinos de Gates, estamos cagados.

La realidad común es así, no podemos funcionar como feriantes. Debemos tener este tipo de porquerías que sólo traen problemas y endeudamiento hasta un nivel magno-grosero.

Fue así, como me hice clienta del mal parido Banco BBVA hace casi una década. Humillante, por decir lo menos, me cagaron con un seguro que, honestamente, no me “enchufaron”,  sino más bien, yo acepté totalmente gustosa, porque como ya me habían cagado más de mil veces con mi billetera  por andar puro hueveando a las tantas de la mañana en distintos antros, se me hacía absolutamente necesario para no volver a andar con el poto a dos manos temor de que me rajaran por undécima vez más, las tarjetas.

La última vez que me cagaron con la billetera, -antes de tomar la decisión de tomar el seguro-, fue un hermoso día de Agosto del 2006, en que mi mejor amiga y compañera de departamento, se adjudicó un digno hogar, de 64 mts2, bodega y estacionamiento subterráneo, por la módica suma de 3400 UF, en el “Barrio Alto” de Santiago centro. Como la situación merecía una gran celebración, fuimos a secar el Club Notable de Manuel Montt, hasta las tantas de la madrugada, haciendo un “desvío necesario” -según mi gran amiga personal, Carola- al Mercado Central, a comer mariscales o lo que pilláramos para engullir a las 7 am.

Como andaba como piojo, me preocupé de sacar muy bien mis documentos del auto “Porque me pueden cagar”, sin pensar siquiera, en que iba a llevar mis hueás a la peor parte… Obvio, en 3 segundos, me pelaron la billetera, como con 35 lucas, tarjetas, cheques, cartas de amor, notas importantes, toneladas de basura y blá. Eso fue lo único necesario para llorar a mares, y que los pacos no me quisieran atender en la 3a comisaría de Agustinas, por andar en pésimo estado etílico.

Como soy show, dejé la cagá, pidiendo y exigiendo que me registraran el denuncio correspondiente, porque era mi plata la que se iba a desaparecer, “no la tuya, paco culiao!”, hasta que me hicieron la hueá.

Decisión urgente: Tomar un Seguro contra robo, hurto, fraude, clonación y una sarta de porquerías más, incluyendo a un esclavo que te limpia la raja si estás accidentada y con reposo médico.

Revisé por internet, y tan sólo por $4.990 aprox. mesuales, me cubrirían como por 300 millones de dólares, una cobertura por fallecimiento accidental, más renta diaria por hospitalización. Adicionalmente, un puto seguro de viaje, y de paso, me regalaban una maleta de pic-nic. Una real mierda!

Contentilla con mi seguro, porque me sentía “realmente protegida”, andaba feliz de la vida, dejando mi cagá de billetera, número 447956552 de cuero de avestruz, color rojo puto, en cualquier parte, total “tengo el pulento seguro”. No pasó mucho tiempo para que me volvieran a cagar.  Mal.

Lugar elegido: Metro de Santiago.

Billeteras robadas: 1

Denuncios policiales para bloqueo: 1

Bloqueos de productos: 503

Tarjetas bancarias desfalcadas: 2

Publicaciones en diarios de circulación nacional a mi costo: 1

La historia suscita más o menos así:

Iba yo a mi pega a las 8.30 bajando al metro en estación Santa Ana. como el Transantiago, para esas fechas, era una asquerosidad más insoportable de lo que es hoy en día, tenía la mochila de mi laptop [con billetera incluida], metida en la raja bien segura, para que los amigos de lo ajeno no me cagaran. Hago el transbordo en Los Héroes, hacia –en ese tiempo- Escuela Militar, para bajarme en metro Universidad Católica. Cuando voy subiendo la escala para salir, alguien me agarra y me dice: “Lleva la mochila abierta

“CONCHETUMARE! Me cagaron! Snif.” –Fue lo primero que pensé-.

Inocentemente, revisé que no me hubiesen pelado mi  Mp3, que no hubiesen intentado pelarme algún accesorio del laptop y que la billetera estuviera sana y salva. Obvio, estaba todo, excepto la billetera. HORROR! Me cagaron en la subida de la escala, y ni cuenta me di con la manga de culiaos que te “subía” por ella. Celular en mano, llamo al banco pa bloquear todo, y de vuelta al banco pa plantar la firma. Eso ocurrió con cuea a las 8:55 hrs. A las 9:10 hrs. tenía todo bloqueado y, tan segura-de-mi-seguridad-con-mi-seguro, fui a los pacos y listo. Alegría! El seguro me cubría incluso las publicaciones en el diario, así que, ¿qué mejor?

Como las cuentas no esperan, me llegaron las cartolas de mis tarjetas. ¡SORPRESA! La Visa me la hicieron pico con $200.000 y la Master con $160.000 en carga de combustible, de una bencinera cercana al aeropuerto a las 9:08 hrs. EN UNA SOLA CUOTA!

“Tranqui” –Pensé-

“Es obvio que algún truco usaron estos flaites culiaos, porque ni con teletransportación, llegaban a la conchesumadre en 10 minutos” –Me seguía autoconsolando-

“Menos mal que tengo seguro. Muahahahaha” -Sintiéndome la raja-

Llamo a mi ejecutivo de cuentas, un hijo de puta mal nacido, que no está ni ahí con tus putos dramas:

“El seguro tendrá que cubrir poh, no te urjai” –Me tranquiliza-

“Iso, pero recuerda que debes pagar de todas maneras la cuenta, porque si no lo haces, los recargos e intereses te harán pico. Y ojo, que el seguro no paga si tenís deuda…”

“QUÉÉÉÉÉÉÉÉ?!?!?!?!?!” –Con la mierda hirviendo, lo interrumpo-

“Si pues, el seguro debe ‘investigar’ y determinar si hubo fraude antes que todo, y con deuda no acepta el riesgo.”

“ARRRRRRRRRRRRRGGGGGGGGHHHHHH!!!!  NO! No me huevees, llevo pagando la cagá de seguro como 8 meses, pa que me dís esa puta respuesta?!?!?!”

“Así nomás” –Me dice el mono conchetumare-

Después de pagar 360 lucas que no tenía, con la fe de que serían repuestas, esperar más de 4 meses por el “milagrito”, llamar cada 5 segundos al banco por “si es que se sabe algo de mi resolución” y morir en el intento; aprendí la lección:

“LOS SEGUROS VALEN CALLAMPA, LOS EJECUTIVOS DE CUENTA, VALEN CALLAMPA, LOS BANCOS VALEN CALLAMPA, Y, LOS BANCOS SON MÁS LADRONES QUE LOS DEGENERADOS PUTOS CARTERISTAS”

PD: A veces sueño que me llaman del banco, y me informan que mi dinero será devuelto por algún medio de pago, con serias reparaciones morales, avaluable en una cifra sideral de varios ceros.

Ilusa reculiá, MÁTATE!

Comments

  1. Realmente pensaste que ese seguro te cubriria algun awea? te pensaba mas vivita magistralosa o andabas pensando en ese momento que el sistema bancario chileno funciona como las maravillas o la vendedora te metio ASI un pico en el ojo.

    Lo bueno de todo esto, dulce colega es que aprenda q cuando carrete efectivo no mas y con cuea, una tarjeta picante red compra o en su defecto cuenta RUT

    Pd: duerme mierda!

  2. MATATE MALDITO AGENTE DE SEGUROS, BANCOS Y MAGRISTRALOSA..AMIGUITA, CIERRE LA BOCA!!..PONGALE UN ELASTICO A LA MANO A LA BILLETERA POOOO MIJA!

  3. buen relato, mala experiencia…. muerte a los ejecutivos bancarios, deben ser parientes de los visitadores medicos, los aweonaos que ven las polizas de las isapres pa no cubrirte un carajo y lanzas de plaza de armas… todos una lacra…

    PD: y que chucha llenaron con 160 lucas en combustible???… un camion algibe?

  4. Malditos engendros, sí, aunque no lo crean, una persona de altos valores y compromiso social, debe tener este tipo de instrumentos comerciales -porque pa más no le alcanza- para hacer su vida más simple… Sí oh!

    Reconozco que fui una tarada, pero una vez pa los vi’os! Vió?

    @Jot@: Es muy sabido, pero uno “confía” en su banco. Una mierda!

    Claro, yo estuve a 3 segundos de acriminarme. Lamentablemente, se acriminaron conmigo. Mal.

    @Búfalo: Querida y amada escoria, sabía que me agarrarías pal hueveo, así que no te pesco. Cometiste el error de informarme por MSN. Thanks.

    PD: Ahora no salgo, soy una mina de casa.

    @Francisquita: La billetera jamás me ha importado, para eso, me sobra la plata. 😀

    @Juanito: A LUN? No, acá se ve más lindo.

    @Er Chucu: Las 360 lucas las gastaron en combustible. Se tienen que haber llenado el hoyo del pico con ella, porque otra explicación no tengo. Malditas parias!

    @Feadim: Amén!

    @Ella: Mayleno, Snif, volviste. Te extrañé. No caigas NUNCA. Te quero.

    @Camila: Así nomás. Creí en la tranquilidad, seguridad, y cuanta caca te meten -y meto- en la cabeza. Nada más que agregar.

    Me retiro, estoy tomándome la tonta piscola, y escuchando la pulenta música.

    Los quiero a todos. Bastardos del hoyo.

    😛

  5. Y el medio escándalo que hice en la pega porque me metieron la cuenta vista. Fue como una violación, a pesar de su buena patá en los cocos, me violaron igual los conshasgrandesdesumader.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *