Pobre.

Después de muchas tardes viendo  Luz Clarita y  Carita de Angel comenzó en mi un despertar amoroso y fisico. No me dejaron ver mekano asi que las únicas mujeres que conocía (ademas de mi mamá y mi hermana) fueron las  feminas de estas grandes teleseries.

Es en este punto nace mi obsesión por las madres superiores, esas mujeres que dentro de su madurez esconden algo mas que ladillas. Hoy en esta imagen podemos mirar aquello que la iglesia quiere ocultar, pero que las Fuentes de soda de mala muerte (no como las de Don Pepe o el Nuria) han revelado ante nuestro ojos.

Admiren la belleza!

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.