Tres son Multitud

Magistralosa, es un especímen con escasa sanidad mental, que ha vivido más que Matusalem y no le ha ganado a nadie. Dentro de todo, es winner y suele dejar la cagá con quien se le acerque. Acérrima defensora de los juegos clásicos de windows y fanática del dinero.

Tres son MultitudPara muchos, no es novedad saber que vivo en Barrio Brasil, y si no lo sabe, chúpese el pico.

Esta hermosa historia, transcurrió en mi hermoso y tranquilo barrio, hace 4 años cuando  entraba en el cambio de folio.

Una de mis mejores amigas, la Loreto, tenía tremenda cagá en su vida de pareja; concubina sumisa de un pelafustán de cuarta, abusador, y cafiche de los peores, después de una pelea terminó en mi humilde castillo, dejando su propio departamento con eéte parásito y la hija de éste, dentro, porque estaba “a punto de pegarle”.

Alejandro, nombre real de esta basura, conoció a mi amiga en Antofagasta, de donde era oriunda y pasaba sus vacaciones de verano visitando a sus papás. Este engendro del mal, engrupió a la Lore con que era un hueón serio, profesional, trabajador, separado, con una hija, y que tenía “sólo” 35 años. Mi amiga cayó redondita, y sus dos títulos universitarios prestigiosos y de buena cuna, demostraron que no servían de nada, porque seguía siendo una completa imbécil.

Alejandro no tenía 35 años: tenía 45; no tenía sólo una hija: tenía 3 guachos más, desparramados por todas partes; no era separado: convivía con una rota de las peores en Quilicura; y jamás fue profesional: tenía 8° básico, pero como comenzó a trabajar a los 14 años en la construcción, lo agarraron de goma del topógrafo aprendiendo el oficio, el que desempeñaba bastante bien para ser un mongólico mononeuronal  y rasca.

Claro, de eso no nos enteramos, hasta que Loreto ya tenía muy instalado a este culiao en su penthouse, con hija incluida y nana puertas adentro –que por cierto pagaba mi amiga.- “Para que cuide a la niña mientras nosotros trabajamos”

Vivieron casi 4 años juntos, todos los días era una mocha eterna, un completo calvario insufrible. Hasta que llegó el momento en que Loreto llegó a mi casa una fría noche de invierno, tipín 20°° hrs. Llorando a mares, temerosa, y pa la cagá. Obviamente, al ver semejante drama, le expliqué que de mi casa no se movía, antes de que ese mal nacido se fuera de patitas en la calle.

“Me da pena la Alejandrita” –Autoconvenciéndose de alguna manera melodramática que el mono culiao tenía que quedarse por “compasión”-

“Me importa un pico la pendeja culiá, la hueona tiene casa y madre, ¿No cachai cómo te tienen pal hueveo?” –Intento crear cordura-

“Ay amiga, estoy desesperá”

“No me interesa, vos no te movís de acá!”

Alejandro llamaba insistentemente a Loreto por celular, claro, estaba cachando que perdería como en la guerra, así que tenía que resolver el problema rápido y cínicamente, para no quedar en la calle y tener que devolverse a su mísera vida de pobre reculiao.

“No le contestís, y apaga esa hueá!” –Le exijo duramente, porque ya lo había hecho como 20 veces, esperando las palabras de perdón de su amado.-

“Amiga, perdona, pero a ese hombre yo le amo!”

“AAAAAAAARRRRRRGGGGGGGGHHHHH!!!!! No podís decir esa hueá, cabra culiá y la conchetumare!!!!!!!!!! Sabís que más? Haz las hueás que querai, no me meto más en tu atao!”

A la media hora, Loreto pescó su raja, y se mando a cambiar a su penthouse, para “hablar con su Jano”.

“Amiga, –me dice- Sí no vuelvo en dos horas, es porque solucionamos todo, y yo estoy bien, ya?”

“Ok” –Ya no pescando.-

Todo este show punga, ocurrió tipo 23°° hrs. Debía esperar con el poto a dos manos harta paciencia, a ver si mi amiga volvía. Así que como a las 1 am, le pedí a mi esposito que me acompañara a comprar un agua mineral  a la botillería de la plaza Brasil, este hueón me mandó a la chucha, así que fui sola. De vuelta, en la caseta de “Paz Ciudadana” de la esquina, intenté llamar a la Lore, para saber cómo mierda estaba, ya que mi preocupación era mayor. Pongo la moneda para marcar, cuando veo en la otra punta de la plaza, a una pareja de hueones que venían discutiendo a grito pelado, era una pareja de hippies de esos bien asquerosos, pero al parecer la mina estudiaba alguna hueá Artíshtica, porque llevaba esos clásicos tubos de plástico –no tengo pico idea cómo chucha se llaman- pa guardar planos, dibujos, o qué sé yo, cuando cacho que el hueón le aforra tremendo aletazo en el caracho, la pesca del pelo pa atrás, y le muestra el puño groseramente, listo y dispuesto pa plantárselo directamente en el hocico, cuando yo, harta de ver el ensañamiento de sacohueas con minas, me calenté con esa bella imagen, me envalentoné como idiota, y cuál defensora de las causas indefendibles, salí como fiera en rescate de la pobre estúpida.

“Y qué te pá con la culiá!” –Lo empujo para que soltara a la hueona-

“No nada! Yo no le he hecho nada!” –Cííííííínico reculiao!!!-

Cuando escucho unos gritos guturales, miro para atrás, y veo a dos hueones metaleros, corriendo como enajenados, lanzando unas patadas voladoras, directo al hocico del pobre culiao que le pegaba a la mina.

La mina, salió hecha un cohete arrancando, y yo, me regocijaba al ver como estos dos hueones de negro, azotaban al lagie en el suelo, cuando cacho el tremendo charco de sangre porque estos animales culiaos, le pisoteaban la cara al hueón a vista y paciencia de los hueones de la “Paz Ciudadana”

“Maricón reculiao, ¿te gusta pegarle a las minas? TOMA CHUCHETUMADRE!”

“Arrrrrrgh!” –Gritaba el hueón hecho bolsa en el suelo-

“Paren esta hueá! LO VAN A MATAR! ¿Cómo no hacen nada!?” –Les imploré a los locos de la caseta, no quería ser testigo de un asesinato-

Mala idea. Los dos demonios de negro, al escuchar eso, se dieron vuelta raudamente, y olvidando al “masacra minas”, me pegaron el tonto charchazo en el hocico, y me agarraron a las más lindas y delicadas palabras de amor:

“MARACA CULIÁ, ESTAMOS DEFENDIENDO A TU AMIGA, Y TE PONÍS DE PARTE DE ESTE CONCHESUMADRE? TE VAMOS A SACAR LA MIERDA, POR AHUEONÁ! ASÍ QUE VIRA, ANTES QUE CONTEMOS 3”

En mi vida había corrido tanto, y me importó menos que un coco de perro, que el otro feo culiao se desangrara en la calle.

Moraleja: Chupen pico con SIDA las parejas reculiás y sus dramas!

NOTA: La Loreto comprendió que su fabulosa historia de amor era una basura, y que si no se sacaba el cachito de encima, su vida terminaría pronto en femicidio. Así que un día apestá, llamó a los pacos, quienes llegaron a las 6 de la mañana a sacar al pastel a punta de metralletas,  bototazos en la raja, y cachamales secos en la pelá. A las 7:30, estaba el mono culiao en la puerta de mi casa, rogando por piedad y una cama caliente. Como soy cristiana, y mis bases morales son de lo más elevadas, lo mandé a alojar a la punta de la callampa, porque lo detestaba con toda mi alma.

Comments

  1. Esto demuestra mi punto de que trabajar en esas weás de Paz Ciudadana debe la cumbia. Veís los pulentos espectáculos y no te molestai en hacer nada.

    Pulento relato mija!

  2. Como dicen más arriba, muy buen relato, simplemente la cagó, con la salsa que le pones a todas tus entradas…

    Saludos, te quero ++++++

  3. Tus historias me confirman una vez mas lo que siempre he sabido:
    PUTA QUE SON WEONAS USTEDES LAS MUJERES!
    (incluyendo a la narradora)

    Bien por los metaleros!
    A los weones que se las dan de “valiente” con las tontas (lease: mujeres) hay que, minimo, sacarles chucha y media – de preferencia, mandarlos al patio de los callados.

    ….Y lo que mas gracia me da, es que las aweonas despues los defienden!

    he dicho!
    amen

    PD: Harta paciencia que tiene el santo/weon de tu marido!

  4. Hermoso!!!
    Moraleja…pa que meterse en hueás de pareja… o términay negro con los dos, o bien con el charchazo de un metalero en el hocico… En cualquiera de los dos casos, una soberana mierda que te la mereces por sapo/a…

  5. Un estudio de una universidad británica indica que el 50% de la mujeres que son boxeadas dicen que aman al energúmeno, o sea, el 50% de las minas son weonas.
    El mismo estudio dice que en este momento el 80% de las mujeres quieren verga.

    Saludos…

  6. xD, notable tu esposo loca D:.

    Oye, con todo respeto, no tendrías que haberte ido a meter a la caseta de paz ciudadana, total, tú sólo empujaste al loco nomás.

    Brígida historia, las minas son tontas a veces, y uno también, ergo, somos todos tontos.

    Puta que ando sensible.

    Adiós.

  7. Magistralosa, presentame a tu amiga, asi puedo vivir en un penthouse gratis ademas yo cacho que como es de weona dema tengo pension SOTO.
    Wen relato!

  8. ¡Oye Magi, pa’ que tan hueona! Ese maricón se merecia patás en los pulmones con bototos panki.
    Y de tu amiga, ni hablar. Sobran tontas hueonas como esas ¿O cómo se explica que haya tanta lacra de hombre dando vuelta?

  9. @Camila: Tampoco creo que tú hagas algo al respecto, ¿me equivoco?. Igual que todas las minas, hablando de weás así y al final son las 1eras en meterse con las lacras hombres que describes.

    Y tampoco puedo defender a los hombres, son cada día más huevones.

  10. Cabros, no he venido por estos lados, porque estoy enferma. Me agarró un virus que me tiene pa la cagá en cama, aunque ya me siento bastante mejor, y mañana hay que laburar, maldigo al puto médico que me dio licencia por el fin de semana. FUCK!

    En fin, me debo a mi público.

    @Karmanimal: Voy a terminar por creer que todo lo que pensai es pulento. Aunque sea mísero. ARGH!

    @radioactivo!: Gracias, yo te quiero más. ++++

    @Tijerillas nylon: Discupe que se lo diga, pero no, hueonas el resto, yo no tengo ná que ver con que esas pobres taradas.

    PD: No defendí al hueón por la sacá de chucha, lo intenté salvar de una muerte fulminante provocada por mí. No tengo tiempo ni ánimos de andar metida en cahuines legales que no me corresponden.

    @Er Chucu: Ya aprendí mi lección. Supiera todas las hueás que he visto en la calle. Se muere. Pf!

    @pApe!: Este sí que sabe!

    @Juanito: Me sumo al 80%

    @John Ass Brotha: Y cuál sería la gracia de contar historias ganadoras y fomes?

    PD: Claro, ella tiene un penthouse, tal como yo tengo un humilde castillo XD

    @Karcinoma: Ya expliqué la hueá! CHÚPELO!

    @Feadim: Yo le amo a usted. <3

    @Jot@: La escribí sólo para ti, washito.

    @Math.Ansiethrash();: Ehmmm, ok. La hueá es que nunca me fui a meter a la puta caseta. ESTÁBAMOS AHÍ!

    PD: Mamón!

    @Yokoshimax: Por salud mental no le presentaría a mi amiga. Me golpearía con alevosía. Es una mujer comprometida en la actualidad, con un hijo que causó estragos en ella, y es más fome que la chucha. Ya casi ni la pesco, por CHARCHA.

    @Camila: Existen cantidades de pelotudas como ella. Puaj.

    @Math.Ansiethrash();: Yo jamás me he metido con lacras. Todo lo contrario, la única lacra acá, soy yo. Pobres culiaos que se cruzan conmigo. SNIF 🙁

    @Juan Pérez Moco: Gracias. Sí, más que dolor, fue lo ridícula que me sentí. Dolor de ego. Puaj!

    😀

    Me virors a escribir en mi bló.

    Busquen un bosque de callampas y cómanselas todas por el orto, manga de reculiaos.

    Los amo con adoración superior.

  11. Math.Ansiethrash(); Hay un punto en el cual te aburres de defender hueonas, porque una queda mal (sapa, meti’a, maraca, etc). Asi que me preocupo sólo pon mi. Egoista? No me interesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.