Miembro fundador de Andateala.com y presentador oficial del célebre podcast Digalocantando. Pésimo actor, gran director, utiliza las oficinas del sitio para pernoctar.

Tómatelo on the rocks!

Antiguamente, cuando Arnold Schwarzenegger asombraba al mundo con su gran opulencia física y diminutos testítulos atrofiados por los esteroides, las mujeres se rendían a sus pies.

Y como no, si además de ser una mole de músculos republicana, hacía gala de un refinadísimo gusto que le permitía beber cognac Napoleón mientras lucía su maravillosa zunga amarilla que combinaba perfectamente con las camionetas de Guardianes de la Bahia en las playas de Santa Mónica.

Sin embargo, el tiempo no pasa en baño: Arnold engordó, se hizo político y sus testículos volvieron casi a la normalidad.

La vida es dura.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.