Saca la mano ctm

Magistralosa, es un especímen con escasa sanidad mental, que ha vivido más que Matusalem y no le ha ganado a nadie. Dentro de todo, es winner y suele dejar la cagá con quien se le acerque. Acérrima defensora de los juegos clásicos de windows y fanática del dinero.

Saca la mano ctmPasó el tiempo y Rolando se limitaba a llamarme por lo menos una vez a la semana, para decirme con amorosas palabras, “lo buena amiga que era”. Como yo no estoy pa’l hueveo de nadie, con suaves palabras de vuelta, lo mandaba a la chucha.

“Hueona, me escapé, me aburrí de esta hueá, y mandé a todos a la conchesumadre! Llego más rato a la casa. Vengo on fire!!!! Me podís comprar un copetito? Yo llevo un regalito. ” –Me llama Rolando como a los 6 meses de su estadía en el “Resort”, contándome la buena nueva.-

“ARRRRRRGGGGGHHHH!!!!! Se acabó la paz” –Fue la primera hueá que pensé.-

Fiel a mis principios, recibí a Rolando en la casa, porque tenía muchos asuntos que arreglar con él. Le comuniqué a Ramón, que nuestro querido amigo estaba de regreso y que –de una buena vez, por favor- se pusiera los pantalones y le dejara las cosas bien claras.

Rolandito llegó cerca de la nochecita, con una cara de huevón “no quiebro un huevo”, y dramatizando al máximo su estadía sanitaria en esa clínica de rehabilitación.

“Me tenían amarrado; no me dejaban hablar con nadie; me aislaban; me tenían preso; Cuando los puteaba, me pegaban; blá.” –Lloriqueba.-

“Ahhhh, pobrecito” –Ironizaba en mi mente, ya que no le creo ninguna huevada.-

“Y tú, maldita, me vendiste, maricona…”

“AER AER AER CABRITO! Para el escándalo, porque si no entendías por las buenas, entendías por las malas. Yo no tengo por qué tolerar tu comportamiento de mierda, menos en mi casa, así que no me vengai con hueás!” –Lo increpo duramente, y le pego una mirada fulminante a Ramón, quién, como siempre, se hizo el de las chacras, y me dejó el cachito a mí.-

Bueno, Rolando, se había comprado un tonto copete, se fumó mil cigarros, y llegó con una nueva maña. Drogas duras. –Ése era su “regalito”.-

“Uno de los enfermeros nos vendía coca, de angustíaos, todos le comprábamos” –Nos cuenta, así como jugando.-

“PLOP!” –Fue mi único pensamiento. No entendía de dónde mierda podría haber sacado plata para comprar droga. Ya no sabía si reír o llorar.-

Después de tanta conversa, arreglines de diferencias, alcohol en la sangre, y los acostumbrados: “Puta que te quiero!”; “Perdóname por haber sido tan maricona”; “Eres el mejor amigo” y basuras de ese estilo, llegamos a la conclusión que Rolando no podía seguir viviendo con nosotros. En resumen, lo echamos cagando.

“Tienes dos semanas para encontrar algo e irte de acá”.

Ramón, mi esposito hermoso, le tenía la pega guardada, así que no había problema de lucas.

Increíblemente, Rolando Salió absolutamente moderado de ese antro, chupaba lo mismo, pero no hacía ningún tipo de show. Genial! Nunca entendimos si era el temor de volver a ese sitio, o las drogas lo limitaban.

Se nos fue Rolando. Se nos fue, y mi mejor amigo Claudio, se lo llevó a su casa. PÉ-SI-MO!

Advertido hasta la médula, gritándole a los 4 vientos que no cometiera tal error,  que él es un hombre casado, con un hijo chico, con una esposa que no tolera muchas cosas [Mentira], le dije que lo que estaba haciendo, era matanza lenta, pero segura.

El hueón de Claudio, se pasó mis palabras por la raja, me dijo que él no era tonto, y que allá mandaba él. “Obvio, Rolando también es mi amigo”, insistía.

A los dos meses aproximadamente, Claudio, estaba hasta el pico con Rolando, claro, no hacía shows, pero era un borracho y drogadicto de los peores, llevaba a la casa a cuanta mina se le cruzara por delante, y le importaba una raja que hubiese un menor de edad en ella. Como era su costumbre además, quería vivir gratis, y no ponía ni siquiera un peso para la mantención de su cuerpo. Es decir, MAL!

“Estoy hasta la verga de este culiao” –Me comentaba Claudio, respecto a su situación con Rolandito.-

“Báh, no me digai ná, yo te advertí!”

“Bueno, mañana vamos a hacer un asado, y tenís que venir. Rolando no va a estar, así que te quedai en su pieza.”

“Ahhhh, la raja!!!!” –Confirmo mi asistencia.-

Sabía que Rolando no estaría, porque con Ramón, estaban en San Carlos, con el asunto de Luis Miguel. –Perdone mi asco, pero PUAJ!-

El asado con amigos, estuvo la raja. Harta carne, copete, baile y conversa.

Tipo 5 am, parto a acostarme, suena mi celu:

“Iso, amor, te voy a buscar, o te quedas allá?” –Me consulta mi esposito.-

“No, me quedo, ándate nomás. Pero oye! Rolando? Qué onda?” –Le pregunto de una, porque si ese engendro del infierno iba a la casa, prefería irme a la mía de una. No quería estar con él, entremedio de juerga.-

“No Rolando se queda, yo dejé todo preparado en la oficina, y lo dejé de punto fijo cuidando las hueás.”

“Bueno, entonces me quedo.” –Le informo a Ramón.-

En el asado en casa de Claudio, quedaban los clásicos amigos-amigos, dando la lata final. Hablando en Suomi o cualquier lengua Africana, porque de borrachos, nada se les entendía. Así que agarré mi culo, y me fui a dormir a la pieza de Rolando.

En eso estaba, raja durmiendo, cuando de repente siento que alguien me estaba manoseando con cuática, e intentando “ponérmelo” en pelota arriba mío, tratando de bajarme los calzones.

Desperté de un salto, y caché que era este gran hijo de puta, el más chuchetumare amigo que tengo, el más reculiao de todos. Sí, ROLANDO!

De una pura patá en las hueas, lo mandé a la mierda, le grité que era un saco de caca, y que sacara sus putas manos de encima.

“Claudio hueón!!!!!!!! Mira este reculiao, chancho conchetumare! Qué te hai creído, BASURA!” –Gritaba enajenadamente, mientras le pegaba cachetazos. Yo quería matarlo!-

Cuando corriendo, llega Claudio, la Sole, su esposa, y dos de mis amigos.

“Qué hueá pasa acá?” –No alcanzó a preguntar mi amigo Claudio, antes de aforrarle el más pulento combo en el hocico a Rolando.-

Yo histérica, llamando a Ramón, que llegó en 10 minutos. Cuento corto, entre 4, le sacaron la rechucha a Rolando, que quedó más machucado que la mierda con la pateadura.

“Perdóóóóóóónnnnnnnnnnnnnn!!!!!!!!!!!!!!!!! Yo pensé que era la Juanita Pérez!!!!!!!” -Suplicaba Rolando, haciéndose el hueón con su acto.-

Sangrando, salió arrancando, jurando venganza y tratándonos a todos de “pasaos a rollos”; “hijos de puta”; “Maricones culiaos” y blá.

A los dos días, Rolando llegó a pedir perdón a mi casa, aludiendo “locura temporal” producto de las drogas, y terminando la frase, con que sólo fue una inocente:

“TRAVESURA JUVENIL”.

Rolando hoy, sigue trabajando en los eventos, continúa viviendo con Claudio, ha pasado 3 veces más por la clínica de rehabilitación, AA, DA y cuanta cura mística se encuentra en el mercado. Y él, como ser humano, -si es que se puede decir eso de este guarén-, sigue igual y peor.

Y… prosigue siendo uno de mis mejores amigos.

El pulento me perdone. Snif.

FIN.

Comments

  1. Perdonate a ti misma magistralosa, por q nos entregaste una buena 1era parte y mejor 2da, pero te caiste en la 3ra. Pense q le morderias la corneta o algo asi.

    Tambien debes perdonarte por tenerlo como amigo aun, q weon mas basura…

  2. un penca primer capítulo fue salvado por una excelente segunda parte, pero la tercera entrega fue más mala q pegarle a la mamá.
    por cierto, si el weón de trolando existe va a terminar mariconeando en discos gay.

  3. Brigida la wea… Y yo q me estaba sintiendo mal por ser tan tirao al litro. Somos todos santos al lado de ese wn. La vdd no entiendo como pueden seguir siendo amigos, no me lo logro explicar.. En fin, buena historia!

  4. Donde venden esos amigos?
    Quiero una docena para traerlos a mi casa…

    Te creía mas inteligente con esos aires de diva que te das…

    Solo 2 palabras…

    TERRIBLEMENTE WEONA

    *tin* =)

  5. Te entiendo Magi. Aunque sean muy mierdas los de esta calaña, es inevitable no sentir afecto hacia ellos.
    Espero más historia tuyas, bonita 🙂

  6. q onda?? jajajaj estai segura de que no le tenís ganas al saquito de wea? …

    bueno mucha moral no tengo, a la U llegó el “rolando” de mi vida (que parece que todos tenemos uno)… y ya ha meado las casas de mis amigos (alfombras, pasillos, la funda de mi guitarra nueva en mi cumpleaños) 3 veces… también es de los que te pega el agarrón, hace shows… se empelota, se pseudo agarra a combos (cuando le van a pegar se “hace el muerto”)…

    uta y te pediría un consejo!!! pero esay más caga que yo jajajajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.