Miembro fundador de Andateala.com y presentador oficial del célebre podcast Digalocantando. Pésimo actor, gran director, utiliza las oficinas del sitio para pernoctar.

Andateala.com es un sitio solidario. Es por eso que, ni tontos ni perezosos nos hemos sumado de manera totalmente oportunista desinteresada a esta nueva orda de reclamos social, ecología y hippismo buena onda.

Hoy presentamos un video que no es nuestro pues, gracias a Dios, aún la gente de nuestro staff tiene pelo y no solo en el culo.

Un reclamo justo par ala gente limpia de Chile.

Gentileza de @mootante

Comentarios

  1. No a los termoeléctricos. Ni a las duchas largas. Basta con un golpe de agua al comienzo en que se aprovecha el flujo para lavarse las presas de la entrepierna, y enjuagarlas; acción que no debiera tomar más de un minuto. Se corta la ducha. Se enjabona el o la «duchante» con toda calma (si quiere, y además no está corriendo el agua, recuérdese), se soba el pelo si lo hay con shampú –se recomienda no lavarlo a diario–, y refriega la cara, orejas, cogote, hombros, sobacos, brazos, espalda, cintura, nalgas, ingles, muslos, corvas y rodillas, pantorrillas, pies y sus entrededos. Listo. Se echa a andar la ducha y con dos minutos, o menos, todo ha quedado sin jabón. Si hasta Chávez una vez daba consejos parecidos (en una de las pocas cosas que le hallamos razón), asunto que nos hace recordar la promoción pública que hiciera Fidel de la olla a presión, por representar su uso un ahorro sustancial en energía (fue antes de enfermar, en la crisis por el cese de petróleo desde la apenas desaparecida URSS). De Pinochet, qué decir (aparte de lo chuchaesume); habló de la promoción de la bicicleta, y durante la dictadura se llegaron a instalar guardabicis en algunas estaciones del metro, las que fueron demolidas por las administraciones de la Concertación, y al cabo de 15 años, instaladas otra vez por el último gobierno de dos caras que dirige al país, y que en este momento mustra su otra faz, harto indéntica a la concertacionista claro está. Todo ante notario desde luego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.