caida-bicicleta

Miembro fundador de Andateala.com y presentador oficial del célebre podcast Digalocantando. Pésimo actor, gran director, utiliza las oficinas del sitio para pernoctar.

caida-bicicleta

En la vida uno está obligado a sufrir muchos percances denominados “caídas”. En esta columna no hablaremos de esas caídas místicas que pueden implicar fornicar a una gorda bajo los efectos del alcohol, echarse unos cuantos ramos en la U o reincidir con una EX. No. Quiero hablar de esas caídas que implican volver a esa profunda relación que tiene el hombre con la madre tierra.

Hablaremos de sacarse la chucha.

No hay nada más humillante en si que CASI caerse, situación recurrente cuando uno va caminando galán por algún sistema peatonal y se tropieza con nada, a lo que inmediatamente opera el Sistema de Dignidad Automático del ser humano que implica “correr” un poquito para que pase piola. No, no pasa piola. Probablemente tienes 20 hueones cagados de la risa alrededor tuyo a los que por supuesto no mirarás porque estás más rojo que pichula de perro y mirando hacia adelante a un infinito ciego de auto-supervivencia de la moral.

Lo mismo puede aplicarse a los niñitos que cuando se sacan la chucha se hacen los hueones y se paran rápidamente diciendo “casi” mientras lloran por dentro. Eso es una cosa, triste como cierta. Pero cuando la gravedad va más allá y concretas el encuentro cercano del tercer tipo con el piso, tu perspectiva de la humillación cambia, porque se vuelve más patente para ti mismo que para los demás.

Ayer, como diariamente hago, me desplazaba raudo en mi bicicleta por las calles del centro de la capital, específicamente a través de los sistemas peatonales inventados por el Conejo Ravinet y cuya obra fue terminada por el Mofletudo Lavín. Ambos, una mierda de Alcaldes. Estos sistemas, de aspecto decente y ordenado guardan varias trampitas que los convierten en carreteras de la muerte.

La primera: No puedes andar TAN rápido porque puedes matar a alguien ya que el centro es caldo de cultivo de gente random que realizará las maniobras más descabelladas de desplazamiento con el fin de retrazar tu camino.

Segundo: Canaletas para hacer escurrir el agua. Muchas de ellas pareciera que están afirmadas con palitos de fósforos o simplemente no están. Cuando el tamaño de la canaleta abierta es superior o igual en grosor a los neumáticos de la bicicleta y ambos se sincronizan de modo armónico, la sacada de chucha no se hará esperar.

Tercero: Los vendedores ambulantes-vagos-güiñas que colman espacios que normalmente son utilizados para transitar.

Cuarto (que debió ser la primera): Están compuestos de largas rutas de lozas cuadriculadas de superficie sólida y lisa extremadamente anti-adherentes, altamente mortales para el zpato de charol.

Y quinto, la que los convierte en trampas imposibles de sortear: Aires acondicionados del años del pico que no poseen un sistema de evaporación de excedentes de agua, la que dejan caer al piso. Teóricamente nadie muere por la caída de una puta gota de agua semi puerca en la cabeza, a no ser que te quedes un par de dias fijo en un lugar hasta que la gota te perfore el cerebro. Antes de eso, morirás asaltado cuatro veces antes. Pero su mortalidad radica en que estas mierdas al soltar el agua llena de impuresas que la convierten en un líquido delgado pero jabonoso, bañan constantemente (y de modo irregular) ciertos sectores de las rutas.

Juntando todos estos antecedentes, la muerte se hacía inminente. Y así CASI fué.

En mi vida me he sacado la chucha en incontables ocasiones, siendo mi período más fructífero de autoapoeero mi infancia y pubertad donde me habré caído unas mil ocasiones con diversos daños, la mayoría irrelevantes y algunos semi-relevantes que implicaron en el proceso 5 yesos en diversas extremidades, la mayoría por esquinces. Solo una quebradura en un dedo anular de un pie producto de un acto de terrorismo realizado en contra de mi padre que fué mal efectuado, el cual consistía cruzar toda la casa para tirarme encima de él mientras se sentaba. Falló al no levantar del todo los pies con las consecuencias antes señaladas.

Pero fuera de eso, nada que implicara mucho escándalo. Tampoco soy un llorón paa las caídas, creo que más producto de mi historial que por valentía.

Pero ayer todo fue distinto. De un momento a otro donde flanqueaba exitoso todos los obstáculos humanos del centro, sucedió aquella coordinación de elementos mortales que implicaron una de las sacadas de chucha más importantes de mi edad semi-adulta: Gentileza del agua jabonosa en un flanco, la bicicleta resbaló de modo pendular cayendo todo el peso de mi cuerpo en mi brazo derecho, específicamente en el codo.

Debo reconocer que se me escapó un: OHHHHHHHHH.

Parece que no fué gracioso ya que nadie se rió. Todos miraron el puto aire acondicionado goteroso a la altura de la calle. Mientras me paraba, sentí como no podía mover el brazo y haciéndome el valiente proseguí mi camino a una reunión mientras me limpiaba la campera y los pantalones que evidenciaban (gracias a dios) muy levemente la mansa sacada de chucha, mientras sentía como se me iba hinchando el brazo como a Tetsuo en Akira.

Cuento corto. Tengo aún el brazo hinchado, menos, con un pequeño esguince, pero ayer era imposible de tolerar, asíq eu tuve que estar echado todo el día con hielo en el brazo.

En mi convalescencia, reflexioné con como cambia la vida ya que cuando uno es chico y liviano, sacarse la chucha así no implicaba más que un razmillón. Ahora comprendo que más viejo, puta que duelen los conchazos. Me disculpo con uds. viejas de mierda amotrices que se caen solas en la calle y que aporrean con violencia sus cuerpos osteoporósicos.

Hoy, las entiendo. Mañana, no.

Comments

  1. me siento identificah asi, el martes pasado iba yo raudamente caminando con dirección al Luna Park para ver a Incubus, y mi recorido se vio truncado por una vereda ctmre que hizo que me fuera de hocico al suelo u_U resultado? esguince de rodilla, una semana de reposo, y yo perdiendome el concierto, conshetureputamadre no pueo tener tan mala cuea, sobre todo considerando que mañana me voy a ver a queens of the stone age y rage against the machine muajajajaj

    recibo sillas de ruedas y/o muletas en donación gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.