Soy la unión de un espermatozoide Peronista, con un óvulo Peronista... Evolucionado a embrión Camporista y luego bebé de la Resistencia... Pero nací durante la dictadura, así que recién aparezco ahora. Patrullo los blogs, para combatir la desigualdad allí donde se encontrase. Soy otro superhéroe judío!

56vaxe2h-465x337

Ella toma el ascensor que nadie ve, ese que se encuentra escondido detrás de una columna por la evidente impericia de un estúpido arquitecto. Para cuando termina de descender a las entrañas del edificio, la transformación acabó. Ya no es más Doña Rosenda, es Super Mamika.

Igual ése no fue el primer nombre artístico que usó. El primero se debió a una antigua lesión: Super Nia. El cambio ocurrió porque su asesor de imagen le explicó que si con su hernia se le escapaba el estómago, podía entenderse que pasaría lo mismo con los malhechores.

En su salida de inicio se topó con quien luego sería su archienemigo: Granzo Peda.

Granzo era el resultado de un aborto mal realizado. Su madre no lo quería, por lo que fue a una clínica ilegal y se lo hizo quitar. Su padre, que pasaba casualmente por allí lo vio. Y se vio a sí mismo. Inmediatamente, gracias a ser proctólogo, pudo introducírselo y llevar a término el embarazo.

Granzo juró vengarse, pero no se pudo decidir contra qué… O quién… O quiénes. La cuestión fue simple: Peda estaba fuera de un local de venta de electrodomésticos viendo si compraba un microondas domesticado y no tuvo otra opción que rascarse el órgano sexual (ya que se le había pegado al escroto), con tanta, pero tanta mala suerte que una gota de orín salió despedida, entrando en un destructor genético que estaba en oferta.
De allí nació su secuaz, el temible Orín (ya Granzo no tenía ganas de andar inventando nombres copados).
Meses después, al toparse con Nia, su espíritu maternal le hizo recordar a su propia madre, a aquella que lo extirpó de su propio cuerpo, y la atacó. La trifulca duró lo que un trabajo de rescate de mineros desconocidos, luego de dos segundos, un pet shop destruido y cuatro taxis haciendo cola para llevarse a los vencedores, Granzo estaba caído en el piso maldiciendo, Orín absorvido por una bola de naftalina.

Pero Super Nia recibió lo peor, el llamado de su marido.

Comentarios

  1. Big Fat Jewish: Mira, prepucio recortado… déjate de chaquetear a todos los weones que publican en el sitio!! Para de webiar y actualiza alguna vez la mierda de sección que rellenabas con tus basuras en capítulos.

    Efectivamente el texto me induce al suicidio, pero eso no justifica el chauqeteo.

    MIERDAS!

  2. Déjense de alegar reculiaos, este texto es puro ARTE.

    Y Big Fat Jewish: ME CHUPAN UN HUEVO TUS CRÍTICAS. Vienen de Argentina a ayudarnos al sitio y vos basura, en tierra local , eres incapaz. Deberían recocerte el prepucio en castigo por bazofia.

    Saludos! El Cerdo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.