Big Fat Jewish es un intento de ingeniero al que convencimos de que escribiera en este sitio con el fin de revindicar a la colonia judía, cosa que no ha dado mayores resultados. Publica en las columnas de The Critic y Cuentateste, por el momento.

Hace pocos días, anunció su retiro definitivo del futbol profesional Ronaldo Luiz Nazario da Lima, más conocido por los juguitos de pelota como Ronaldo.

Si ud no cacha mucho de fútbol, no nos referimos al mariconcito delicado y  mariposón que brilla en el Real Madrid y que toda la prensa mundial le chupa el pico indiscriminadamente, sino que al brasileño, lease el feo, gordo, bueno pa las putas y la comida hipercalórica.

Esta noticia no hizo sino golpear duro y seco los corazones de todos los peloteros de corazón, pues quienes lo idolatrábamos como el grande que fue, aún creíamos que tenía cuerda para un par de temporadas más. Simplemente uno de esos jugadores que uno quiere que nunca se retiraran.

Sin embargo, este célebre gordo fornicador de maracas con agregado, dijo “basta”. Aduciendo que su cuerpo ya no daba para más (luego de haberse hecho pico las dos rodillas) y de que en su natal Brasil lo taparan a xuxadas por su evidente sobrepeso luego de la vergonzosa derrota de su equipo la semana pasada en la Copa Libertadores, fue que decidió dar un paso al costado cuando su documento de identidad indicaba que contaba ya con 34 primaveras a su haber.

Algo de historia. Fue llevado a Europa con sólo 17 años, luego de que directivos del PSV holandés decidieran que era hora de darle un futuro mínimamente auspicioso a ese pendejo pobre que tuvo una infancia más precaria que la inteligencia de El Cerdo. Sin duda un hito considerando que en aquel entonces, año 1993, no existía Youtube, internet, DVD’s recopilatorios, ni ninguna de esas weas que tan fácil hacen el acceso a la información hoy en día. Para que un pendejo pobre y mal alimentado partiera al primer mundo, tenía que ser realmente bueno.

En el viejo continente no tardó en hacerse notar gracias a soberbias actuaciones, y así fue que circuló de manera gloriosa por algunos de los más grandes clubes del orbe. De hecho este feo culiao alcanzó tal calidad de ídolo mundial, que se dio un gusto que pocos pueden contar: jugó en los máximos archirrivales tanto de España (Barcelona y Real Madrid), y de Italia (Inter y AC Milan), sin haber sido reprochado por ello, sino que todo lo contrario: siendo recibido como un ídolo en todas partes.

Goleador histórico de los mundiales, con 15 tantos, el año pasado no pudo ser superado por el tronco reculiao de Klose en el pasado mundial, lo que lo consagró aún más como figura insigne del futbol mundial.

Como se dijo antes, comenzó a destacar en una época donde no abundaban los talentosos y el futbol no contaba con tanta magia. Pionero en la masificación de maniobras pichangueras como la bicicleta, el tunel, y otras tantas magias que hacía con el balón en sus pies. También fue el primero en usar zapatos de futbol personalizados con su firma y su insigne número que casi siempre llevó en la espalda: el 9. El problema es que toda la prensa reculia ignorante actual, jura que esa mierda es una gracia exclusiva de las modas culias del fletito de Cristiano Ronaldo y del pendejo rechuchesumare de Messi y hablan de ese par de sapos culiaos como “los mejores del mundo”. Mis pelotas.

En fin. Este guatón si que fue un grande. Un gordo realmente célebre, que le dio una lección al mundo occidental al enseñarles que un humano con altos índices de sobrepeso también puede ser exitoso en el deporte y con las hembras (Don Francisco no practicó ningún deporte)

En los corazones de todo buen amante del balompié, quedarán por siempre los increibles goles que nos regaló, sus gambetas, filigranas, y uncuantohay de cachañas con la pelotita. Para mi, el mejor que vi jugar en toda mi vida, después de Maradona y Van Basten

Comments

  1. Como todos los grandes, apareció en los Simpsons.
    Era buena la chancha culiá y se acuerdan que cuando llegó al Inter este reculiao le quitó la 9 a Zamorano y tuvo que jugar con la 1+8, asi con su cara de weón y todo era un cabronazo.
    Otro recuerdo (irrelevante) era el comercial de parmalat que salia jugando con unos cabros chicos disfrezados de animales.
    En fin, Ronaldo era un crack (igual que la defensa de Colo-Colo en Paraguay)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *