Amigas y Rivales

Magistralosa, es un especímen con escasa sanidad mental, que ha vivido más que Matusalem y no le ha ganado a nadie. Dentro de todo, es winner y suele dejar la cagá con quien se le acerque. Acérrima defensora de los juegos clásicos de windows y fanática del dinero.

Amigas y RivalesMi gran amiga María Pía, una Comunicadora Audiovisual, y bajista de un grupo de rock pesado, me presentó a su grupo de 3 amigas íntimas: la Javiera, y las dos Claudias un día en que hice un carrete en mi mansión. Estas cabras se hicieron parte de mi vida de inmediato, y en un par de semanas éramos inseparables. Dónde iba una, íbamos todas, y desde ese momento, absolutamente nada se organizaba sin informales al resto.

La María Pía se comía a mi otro gran amigo, Rolando, esperando siempre que éste le pidiera pololeo, o peor aún, matrimonio. Como sabemos, Rolando es un conchadesumadre y JAMÁS haría una hueá así, porque le gusta poner la pichula sin compromisos y en cualquier hoyo. Situación para él más que poderosa para ni siquiera insinuarlo. La María Pía, como es zorrona, tampoco daba exclusividad a Rolando, por lo que tenía aproximadamente 23 picos más, para suplir el pico con amor que le daba Rolando, así que tampoco andaba llorando por los rincones.

La María Pía, conoció a una de las Claudias en una pega, donde eran productoras de castings para publicidad en el extranjero, y se hicieron yuntas. Ésa Claudia era amiga de la Javiera, -mejores amigas- y la Javiera conoció a la otra Claudia –la que llamaremos “Maraclau” para evitar confusiones- en un recital donde la María Pía y la Claudia estaban invitadas por la productora. Así terminaron conociéndose todas estas peucas.

La Javiera no tenía mino, aunque ella juraba que sí –y no uno, sino, varios, pero en sus sueños-. Ésta culiá es una cuica insoportable, estudiante de Veterinaria, que vende joyas exclusivas de la exclusiva joyería cuica de su hermano. Como tiene que vender las hueás, pa’ tener lucas, la latosa de Javiera anda de promotora 24/7. Siempre anda con 2 ó 3 anillos, un par de aros, y una cadena o pulsera, cargando encima como por 7 palos, entre oro, diamantes, platino y hueás místicas. Si estaba en un bar con nosotras, comenzaba su lobby hasta con el cajero, entregando su tarjeta de presentación, y haciendo de nuestra noche una completa lata. Primero, porque estai mal enfocá ofreciendo tus hueás a un culiao que gana 200 lucas, y segundo, porque a mí, ella nunca me cayó nada de bien, y los chispazos de agrado, eran casi nulos. La aceptaba solamente porque era del grupo.

La Claudia, una mina piola, Comunicadora Audiovisual, se alimentaba sexual y emocionalmente del vocalista del grupo de la María Pía, incluso, sabiendo que él pololeaba hace más de dos años con una mina y vivía con ella. Hueá que poco le importaba, porque exudaba amorsh por el lolo. Esta mina tiene un carácter de la puta, y es más jodida que la mierda, no aguanta hueás de nadie, y por eso mismo me “enamoré” de ella el día que la conocí, ya que la Maraclau había llevado a un amigo al carrete, amigo que se puso ultra jugoso, y lo echó cagando a chuchá limpia, sin importarle niuna hueá. BRAVO BRAVO!

Después de darles una pequeña reseña de todas las lindas, llegamos al punto importante donde hablaremos de la Maraclau. Ésta yeinita, es una niña muy linda, con carita de ángel, Ingeniero en Marketing, ganando regias lucas, simpática hasta más no poder, tierna, buena gente, livianita y blá. Muy prendida en el mambo, sino, la más prendida. Solitaria chica, en busca del amor, y con más mala cuea que la chucha en esas artes.

Por esas cosas de la vida, Maraclau se transformó en la sombra de la María Pía, y se hicieron una. La María Pía se propuso ayudar a su amigui a encontrar mino, total, a ella no le faltaba, y conocía a medio Chile, por lo tanto la empresa no sería nada de complicada. Así fue como estas dos monitas, empezaron a lanzarse casi a diario, sumándome al menos 3 ó 4 veces a la semana, y conociendo a cuánto feo culiao fuera posible.

Cada vez que la María Pía tocaba en algún antro, íbamos todas en masa, y terminábamos la juerga generalmente en mi casa hasta las tantas de la madrugada, con algún grupo conocido –o desconocido, daba lo mismo- dándole vida a nuestras vidas. En una de esas juntas, conocimos al piojento de Mauricio, un culiao que conocía la María Pía, de 32 años, cesante, sin actividad conocida, con 3 hijos, separado, y picao a “lolo”. Este pobre reculiao, se prendió con la Maraclau, y contra todo pronóstico, la Maraclau se prendió con él. Una pareja hermosa.

Mauricio me cayó como las pelotas desde el primer momento en que lo vi, ya que mi socio, en vez de comprarse su puto copete, me macheteó descaradamente a mí, y a todo el grupo que estábamos en el tóxico antro. La Maraclau, falta de afecto –pobrecita-, consideró que la única manera de agarrarse al hueón era alimentándole los vicios, y sin asimilar la estupidez que estaba haciendo, le compró copete toda la noche y cigarros. Mal. Después de agarrarla a chuchás por ahueoná, tipo 7 am, el parcito se fue emputecido, dejándonos a nosotros totalmente descolocados y cachando que la “parejita” del año, nos cagaría la existencia desde ese momento en adelante.

Como siempre, no me equivoqué…

(CONTINUARÁ…)

Comments

  1. Magistralosa, déjate de calentar la sopa y publica!!! ahm, y concuerdo con melito: eres la única razón por la que entro a esta kagá de sitio… besito en las perillas!

  2. Magistralosa; vuelve o terminaremos secándonos leyendo las mierdas de los demás “dueños del blog” porque sinceramente entro por ti =).
    Adiós

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.