Bolivia, Saxoman y los Casanovas esperan al Papa Francisco con una canción, horrible

Bolivia, célebre país altiplánico conocido por tener islas de paja, fiestas donde se agarra todo un pueblo a combos en el hocico y no tener mar, ha querido dejar atrás un pasado de relego marítimo y cultural entrando de lleno en la guerra la carrera de la ridiculez iniciada por Perú y Ecuador hace algunos años atrás.

Y lo hace con maestría. Con toda la carne a la parrilla, Bolivia ve emerger de sus tierras a una de las bandas con menos talento musical, después de La Ley, salidas de la hedionda cordillera: Saxoman y los Casanovas.

Mezcla rara de Rata Blanca con charango, banda de garage colegial y Ronnie James Dio aymara, Saxoman nos entrega una melodía precisamente carente del sustantivo que le da nombre: melodía.

Guitarras de mierda, un baterista extremadamente similar a Tattoo de la Isla de la Fantasía, un bajista con menos ritmo que el marcapasos de la Tía Alice y obviamente Saxoman, que figura en todo el video haciendo como que vuela, haciendo como que canta, haciendo como que merece seguir con vida.

Esperemos que el Papa Francisco si vea este video y se replantee su puto trabajo en esta vida.

Para disfrutar comiendo roedores andinos.