He aquí otra gran muestra de locura publicitaria al servicio de nuestros no muy exquisitos paladares. Aclaro altiro, antes que lleguen con sus desordenes hormonales teenagers, que SÍ!! me gustan…