Mi amiga de toda la vida, Martina –sí, la misma de esa maravillosa trilogía– me invitó a Algarrobo para las vacaciones de verano del año del pico. Yo recién había…