No hay nada como ver la jocosidad lúdica de los viejitos prontos a la muerte, resaltada por el rubor del maquillaje circense. Ya lo sostuve el otro día en mi…