Cuando las cosas se vuelven extremadamente ardientes y queremos hecharlo en remoje al touch, aparecen los nunca bien ponderados cuadritos que nos obligarán a barrer la casa al otro día.