Cuando en 1969 Benny Hill decidió  correr en calzoncillos y rodeado de mujerzuelas al ritmo de las trompetas a velocidad x3, jamás pensó que su legado quedaría grabado a fuego…