Domingo, infame jornada semanal que solo sirve para ir a misa, rascarse las bolas, dormir o hacer las tres cosas al mismo tiempo es una oportunidad formidable para atender aquel…