Cuando era chico y mis papás me obligaban a ir al menos 2 semanas de vacaciones a Tongoy donde vivían mis abuelos, siempre me decían: "No se levante del asiento…